sábado, 4 de enero de 2014

Cómo ser un buen alcalde

BlogsPeru.com Hoteles


El Alcalde es el líder de un equipo llamado Concejo Municipal. Para la población es la cabeza más visible del equipo, antes y después de las elecciones y es, por lo tanto, quien tiene la mayor responsabilidad de realizar un buen gobierno.
Todo buen Alcalde debe ser un buen Gerente.
Gestionar una ciudad es una posición que difiere muy sensiblemente de gestionar una empresa. El objetivo empresarial de "siempre más" tiene que ser reconvertido en el objetivo municipal de "siempre mejor".
El gerente es el que dirige un equipo de trabajo para alcanzar las metas propuestas. El Alcalde debe ser un buen gerente. La cabeza o líder del equipo que forman el resto de miembros del Concejo Municipal, los funcionarios y los empleados municipales.

Confucio, el más prestigioso de los pensadores Chinos; hace muchos siglos atrás quizás uno de los más influyentes filósofos del mundo, en uno de sus pasajes de su libro “La gran ciencia” nos muestra la metodología para ser un buen Alcalde, un excelente Presidente o el íntegro Congresista, al mantener lo siguiente:
Cuando los antiguos funcionarios querían hacer pública en el imperio la luminosa virtud, ordenaban primero su Estado; cuando querían ordenar su Estado, arreglaban primero su casa; cuando querían arreglar su casa, perfeccionaban primero su propia persona; cuando querían perfeccionar su propia persona, hacían primero recto su corazón, cuando querían hacer recto su corazón, hacían primero veraces sus pensamientos; cuando querían hacer veraces sus pensamientos, complementaban primero su saber.

Alcalde Francis Allison 
-Magdalena del Mar-

Dr. Alfredo Zegarra
-Arequipa-

Juan Sotomayor
-Callao-



¿Quién sería un buen candidato? Deberíamos estar atentos a identificar a los candidatos que poseen atributos y cualidades: Cercanía con la gente y capacidad de comunicarse afectivamente, demostrable con una limpia trayectoria de servicio público y con la leal adhesión de un eficiente equipo de trabajo.
Propuestas programáticas viables y con financiamiento responsable y sustentable en el tiempo. No deberíamos desperdiciar nuestro interés en candidatos que no puedan demostrar ninguna capacidad de gestión edilicia. Quienes basen su campaña sólo en dádivas y tandas publicitarias tratando de parecer “buenas gentes” nunca serán capaces de resolver los problemas globales de la comuna ni las necesidades particulares de los ciudadanos.
Finalmente se debe tener debidamente conformado e integrado un equipo de ejecutivos, honestos y experimentados en el manejo de la administración pública, que compenetrados con su visión y proyección del trabajo municipal, lo acompañe, respalde y haya sinergias, constituyendo un equipo de gobierno, un hombre solo nada puede hacer; solo un equipo de trabajo arrojara buenos resultados, este equipo de gobierno tendrá que ampliarse o tener ramificaciones en todos los niveles de la administración e incluso tendrá que estar integrado por personas que aporten trabajo político, necesario y urgente en toda acción de gobierno municipal.

Un buen alcalde tiene que ser como un buen médico de familia, que tenga tiempo de auscultar su enfermo (su ciudad) antes de elaborar un diagnóstico, para no curar superficialmente pero sí, en profundidad, los orígenes de la enfermedad.
Un buen alcalde tiene que saber gestionar, ser un buen árbitro, ya que tendrá que tomar decisiones sobre "prioridades" en detrimento de opiniones adversas de conciudadanos. Ser fiel con las metas (proyectos) pero realista respecto a las formas de lograrlo, y que las inversiones no sean "obras de arte" sino inversiones prácticas.
La gente muchas veces actúa mansa como cordero, pero no es tonta y estoy seguro que muchos aprendieron la lección de la peor manera y no van a volver a cometer el mismo error, al menos así me lo hacen ver cada semana en los diferentes sectores en que nos reunimos para hablar, para tomarnos una gaseosa o un café  y también para compartir alegrías y tristezas, todos juntos, todos iguales, todos apretados y bajo el mismo techo, como siempre debe ser, porque todos somos iguales y todos merecemos respeto, salud, amor, esperanza y por sobre todo dignidad.

Para ser un buen gerente, el Alcalde debe reunir ciertas cualidades:

1.    Saber formar el equipo de trabajo, manteniendo a los buenos colaboradores y buscando a los más indicados.
2.    Saber dirigir al equipo en la búsqueda de las metas fijadas.
3.    Respetar la dignidad de las personas.
4.    Delegar en los colaboradores las responsabilidades y la capacidad de decidir.
5.    No debe tratar de hacerlo todo, comunicándose de forma permanente con los miembros del equipo.
6.    Ser accesible para sus colaboradores.
7.    Escuchar a los vecinos, especialmente a los líderes de las comunidades y de las organizaciones sociales.
8.    Estar abierto a las opciones ajenas y a las críticas.
9.    Demostrarles a los demás que sus sugerencias son valiosas.
10. Motivar a las personas, logrando que se sientan útiles, y que sus aportes sean importantes para alcanzar las metas.
11. Predicar con el ejemplo. No se le puede pedir a otra persona que haga lo que uno no quiere hacer
12. Establecer reglas claras y parejas para todos.
13. Evaluar el rendimiento de los colaboradores y reconocer el esfuerzo hecho.
14. Prevenir y detectar los conflictos, actuando de forma imparcial para encontrar soluciones justas.

En este escenario tan complejo en que nos cuesta tanto elegir al candidato que no nos frustre, creí necesario aportarles algunos criterios de selección que yo utilizo y que quizás les puedan servir para saber escoger con tino a sus futuras autoridades municipales. Estos serían los siguientes:

a) Criterio de suficiencia profesional. Nuestro futuro alcalde o concejal requiere poseer ciertas capacidades duras y blandas mínimas. Entre las duras: conocer la comuna, saber de cierta reglamentación básica comunal, conocer de gestión, saber hablar y escribir con corrección, etc; entre las blandas: saber escuchar, trabajar en equipo, empatía, algo de creatividad, etc.
b) Criterio de honorabilidad. No tener noticias que hayan sido un delincuente o que si bien no ha sido declarado reo, nosotros estimemos que debería estar preso. Que cumpla la palabra empeñada y que sea un hombre o una mujer equilibrada en sus valores y en su personalidad.


c) Criterio de independencia partidista. No significa que todo miembro de un partido no puede llegar a ser independiente para tomar decisiones públicas. Claro que puede. Lo que es exigible a éste es que jamás sobreponga los intereses de su partido a los de su comuna. Que no use los recursos de su comuna para difundir el ideario de su partido. Es cierto que los elegidos necesitan para gobernar gente que comparta su propuesta, pero en ningún caso deben llenar su municipalidad de militantes o de operadores políticos de su partido.
d) Criterio de independencia económica. Debemos desconfiar de los candidatos cuyas campañas son millonarias. Tengamos plena certeza que para vencer vendió su elección a algunos donantes y en el ejercicio de su cargo no será libre para decidir. Y si un alcalde o concejal no es libre para decidir sobre el bien común, entonces primarán los intereses de pocos por sobre los de la comunidad.
e) Criterio de dormitorio territorial. El alcalde o concejal debe vivir en la comuna que administra. De 9 a 18 horas no sirve ni basta. Se ve mal que una comuna para ser bien administrada necesite que venga alguien de otra comuna a mejorar su gestión. Y no es verdad que no tenga un buen vecino para que sea su alcalde o concejal, más bien son los partidos o bloques los que para equilibrar y mantener sus redes de poder, les envían candidatos desde las comunas en que usualmente duermen los líderes.
f) Criterio de renovación de rostros. Tiendo a apoyar la reelección una sola vez. Más de dos reelecciones inevitablemente sobrevienen las practicas y conductas corruptivas; la ausencia de ideas y proyectos reales para mejorar la comuna; la prepotencia y la soberbia de los reelegidos; la pérdida de equilibrio personal, etc. Espero que esta columna los ayude a escoger de mejor manera a sus futuras autoridades comunales. Continuaremos escribiendo sobre esta apasionante elección municipal.
 Azkuna el mejor alcalde del mundo

Consejos para ser un buen alcalde

1.         Culturízate, para ser un buen político, de cualquier índole, la educación es un punto crucial.
2.         Haz una especie de "declaración de principios", la cual será tu guía en cuanto a Ética y Moral, que no tiene por que ser publica.
3.         Ahora, según el cargo político que uses, tu camino a seguir debería ser algo como esto:
4.         Un buen alcalde debe ser una persona con visión de futuro, poner siempre por delante el bien de su comuna, debe comprender y estar totalmente informado de las realidades socioeconómicas de su gente, sus acciones no deben ser pensadas para ganar votos para la siguiente elección, sino que tiene que actuar para el bien de toda la comunidad.
5.         La política es una carrera 100% vocacional, si te metes en ella solo por dinero, lo mejor es que abandones lo antes posible.
6.         Si tienes pensado participar en una elección futura, no trates de ganar votos, los votos llegaran a ti solos si la gente esta conforme con tu accionar.
7.         Cuídate siempre de los corruptos, si tienes la oportunidad de denunciar a uno, no lo dudes y HAZLO!.
8.         Si eres uno de los corruptos lo mejor será abandonar lo antes posible.
9.         No compitas con tus pares (independientemente de su partido), trabaja junto a ellos; recuerda que "2 cabezas piensan mejor que 1".
10.      Cuando la sombra de la corrupción te aceche, recuerda por que estas en la política, recuerda que tienes un sueldo muy superior al promedio del país, que debes cuidar, recuerda que si te vez manchado por la corrupción, esa mancha se extenderá a tu familia.

Advertencia
El político corrupto no tiene futuro, si bien al principio parecerá fácil salirte con la tuya, mas temprano que tarde toda mentira se descubre.
El político de mentira, es decir, el que toda su carrera se basa en conseguir votos y pasar de campaña en campaña, JAMAS llegara lejos.
El político que te precedió en el cargo quizás haya dejado problemas, búscalos y soluciónalos o te harán la vida imposible mas tarde.



Alcaldía Virtual

No es sólo que suene bien. Ni que quede moderno. Hacer que la administración electrónica sea una realidad es hacer más felices a los ciudadanos, que son votantes, y consigue además mejorar sustancialmente el funcionamiento interno de la organización.

Esas claves se han resumido por el ayuntamiento de Barcelona, líder del grupo de trabajo de Eurocities en materia de e-Gobierno en diez puntos que bien podrían funcionar como mandamientos para aquellos alcaldes que quieran estar en la punta de lanza de la nueva función pública. Son los siguientes.

1.- Hazle la vida más fácil a la gente

Lo que le importa es que el nuevo canal de comunicación funcione y además, que lo haga mejorando  los canales tradicionales. Es además buena idea empezar con los trámites que más recursos consumen, aquellos en los que el ahorro de costes y la mejora del servicio puede ser mayor (pago de impuestos, modificaciones del padrón, quejas...).

2.-Asegúrate de que la reforma tiene apoyo político

Nada de reformas partidistas. En una legislatura no te va a dar tiempo a hacerlo todo, así que llega a un acuerdo con las demás fuerzas políticas para asegurarte de que cualquiera de ellas apoya las reformas, y de que las continuará si los ciudadanos te retiran su confianza.

3.-Y de que es sostenible

Es fundamental que los nuevos canales abiertos al servicio sean sostenibles desde el punto de vista de los costes, y de su utilidad. Las gestiones a través de la Red sirven normalmente para ahorrar en el presupuesto; pero no todas las gestiones tienen por qué ser sostenibles cuando se trasladan al mundo telemático: puede que resulten más onerosas que los trámites por la vía tradicional. Del mismo modo, puede que no haya una demanda real o suficiente de los ciudadanos para que determinadas gestiones estén en Internet. Echa cuentas.

4.-Diseña una e-Estrategia

Y haz que esa estrategia sea única, y de aplicación de todas las nuevas tecnologías en todos los ámbitos de la actividad administrativa, incluido el funcionamiento interno, y no sólo en lo que respecta al e-Gobierno. Para eso, tendrás que conseguir que toda la administración trabaje alineada, y destinar recursos específicos a esta tarea. Ten en cuenta además que la integración de múltiples partes y funciones requerirá grandes y prolongados esfuerzos

5.-Utiliza un servicio que se dedique sólo a esto

No se trata de relacionar entre sí a varios departamentos de informática, sino que tendrás que crear una unidad dedicada que, aunque sea pequeña y no tenga competencias de control, sí dependa directamente de tu alcaldía, y concentre todas las tareas de coordinación y soporte de las reformas encaminadas a implantar el e-Gobierno.

6.-Utiliza una arquitectura de software común

No conseguirás que los servicios de e-Administración funcionen correctamente si no consigues que las aplicaciones en Internet actúen directamente sobre el conjunto del sistema de tu administración. Para hacerlo necesitarás plataformas centralizadas y que funcionen con una tecnología común, de manera que las herramientas se comuniquen perfectamente entre sí, hablando el mismo lenguaje.

7.-Cambia la mentalidad, y cambiarás la organización

La simple mención de las palabras "reforma de la función pública" pueden hacer temblar los cimientos de la Administración. Consigue que los departamentos y sus trabajadores comprendan que el nuevo enfoque no supone una amenaza a sus competencias, y aprueba una normativa que regule conforme a todos estos principios esa nueva organización. Ten en cuenta que el proceso será lento, y a menudo frustrante.

8.-Véndelo bien. Véndete bien

Si quieres que los servicios triunfen entre los ciudadanos tendrás que hacer que los conozcan.  Cuando ya funcionen, haz publicidad, teniendo en cuenta que cuesta dinero, y que competirás por la atención de los ciudadanos con otros servicios privados. Para terminar, asegúrate de que escuchas las quejas o las sugerencias de los usuarios para mejorar los sistemas.

9.-Despliegue muy profesional

Haz que las cosas funcionen, consigue que los sistemas no se caigan y que la experiencia del usuario sea útil, que vea resultados. Si en cualquier sistema de atención al público es importante que las cosas marchen correctamente, en los canales telemáticos aún lo es más: es posible que un ciudadano que vea frustrados sus primeros intentos de utilizarlos termine por desanimarse, y no vuelva hasta pasado mucho tiempo.

10.-Abre las puertas a la cooperación

Relaciona tus servicios con los de otras administraciones del sector público, aceptando los certificados digitales emitidos por el Estado o las Comunidades Autónomas, e integra incluso aquellos servicios que sean útiles para los ciudadanos en tus canales. Ten en cuenta además que habrá muchas tareas que escaparán a las posibilidades de tu organización, así que asóciate siempre que sea necesario. Para terminar, no cierres las puertas de partida a la colaboración privada.



Fraternalmente
Dr. Luis Romero Yahuachi
MicroRed Chicama - Ascope

domingo, 22 de septiembre de 2013

Batalla Yaguachi

BlogsPeru.com Hoteles



 o Batalla de Cone
19 de Agosto de 1.821

ANTECEDENTES

Luego de las derrotas de Huachi, Verdeloma y Tanizagua las ciudades de Cuenca, Riobamba, Ambato y Latacunga volvieron a manos realistas y quedaron bajo el resguardo del Comandante español Puyol y del Capitán Agustín Agualongo.

El Crnl. Luzuriaga regresa a Guayaquil después de la derrota entrega el mando y las tropas restantes y vuelve al Perú por esta causa la Junta de Gobierno de Guayaquil elige al Crnl. Torres Valdivia como nuevo jefe militar quien se encarga de reforzar la zona de Babahoyo-Zapotal con el batallón “Voluntarios de la Patria”.

A inicios de Enero de 1.821 el Gral. Bolívar envía a Guayaquil al Gral. Mires y a los edecanes Pombo y Morán junto a 1.000 fusiles, 50.000 cartuchos, 8.000 piedras de chispa, 300 sables y 100 pares de pistolas además de la orden precisa de efectuar las acciones necesarias para liberar Quito.

Bolívar logra que la Junta Guayaquileña acepte su ayuda y “como muestra de la devoción de Colombia hacia la causa libertaria” manda al Gral. Antonio José de Sucre que llega a Guayaquil el 6 de Mayo de 1.821.

Una vez en Guayaquil el Gral. Sucre consigue que la Junta de Gobierno lo nombre Jefe Supremo del Ejército, estableciendo su cuartel general en Samborondón desde donde envía tropas a Babahoyo al mando del Tcrnl. Nicolás López.

Las fuerzas con las que el Gral. Sucre llega a contar suman alrededor de 1.700 hombres, a la par de esta situación se forma un grupo de conspiradores liderados por el Crnl. Juan de Dios Araujo, Comandante de la Provincia, Tcrnl. Nicolás López, Comandante del batallón “Libertadores” , Comandante Bartolomé Salgado, Segundo comandante del batallón “Libertadores” y el Tnte. Ramón Ollague, jefe de la flotilla apostada en el río Guayas compuesta por un bergantín, una corbeta, 2 goletas, y 10 lanchas cañoneras.

El acto sedicioso se ejecuta el 16, 17, 18 y 19 de Julio pero no logra mayor adhesión entre las tropas libertadoras, por lo que unos cuantos traidores toman la vía Guaranda- Riobamba, enterado el gral. Sucre dispone al Tcrnl. Cestáris y al Cmdte. Vicente Castro perseguir a los sublevados, el primero los alcanza en Palo Largo y los derrota, mientras que el segundo los alcanza en Playas y reintegra a 300 de los amotinados una vez más al ejército patriota.

Al mismo tiempo el Gral. Melchor Aymerich llega a Riobamba con 2.000 soldados y establece su cuartel general en la ciudad  y recibe a Nicolás López, lo asciende a Crnl.e integra a su fuerza a los 200 amotinados que acompañaban a López.

Aymerich consciente de la situación decide dividir sus fuerzas y atacar por dos frentes, el primero que lo dirigiría el mismo recorrería la ruta Riobamba-Guaranda-Balzapamba- Babahoyo y, la otra división a cargo del Crnl. González iría por la vía Cuenca-Tambo-Suscal-Boliche-Yaguachi Viejo-Babahoyo, quedenado en reunirse en Babahoyo el 20 de Agosto de 1.821.
Definidas las acciones a ejecutarse González parte de Cuenca el 31 de Julio dejando una guarnición militar en la ciudad a cargo del Capitán Agustín Agualongo y del Tcrnl. Carlos José Marín.

Una vez iniciado el avance el Crnl. González planea atacar al Gral. Sucre en un comienzo por la vía a Naranjal pero decide continuar más hacia el Norte no sin antes enviar a la Sexta Cía. del batallón “Constitución” hacia Naranjal, tal y como lo planeo desde un principio, a la altura de Cañar cambia una vez más de ruta y gira a la izquierda hacia el camino de “Quebrada Honda”.

Sucre con una fuerza inferior en números analiza la situación y decide concentrar su fuerza y atacar al Crnl. González en las cercanías de Yaguachi, organiza una fuerza de reserva y la pone al mando del Cmdte. Sebastián Pinilla y los envía a Portoviejo, ordena el avance de la vanguardia dirigida por el Gral. Mires hasta el punto “Boca de Montaña” y programa la marcha de sus efectivos para el 17 de Agosto de 1.821.

El día de la marcha las huestes patriotas recorren 55 kms. a marcha forzada para llegar a Yaguachi, el 18 de Agosto realizan las inspecciones del caso a sabiendas del avance de González, las labores de reconocimiento las ejecuta el Tcrnl. Cestáris al mando de un grupo de “Dragones” (caballería) con la misión de encontrar un campo adecuado para la lucha, evaluar las posiciones y el número de adversarios y tomar, de ser posible prisioneros con la finalidad de interrogarlos.

Al amanecer del 19 de Agosto de 1.821 las milicias libertadoras salen de Yaguachi y ocupan las posiciones elegidas por el Tcrnl. Cestáris encontrando en su camino a las tropas realistas.



EL COMBATE

Una vez en camino el Gral. Sucre llega a la “boca de montaña” de Yaguachi en el sitio denominado Cone lugar en el que la victoria patriota tendría a lugar, el terreno a pesar de ser plano estaba cubierto por un bosque alto en el que no se podían desplegar las fuerzas a plenitud porque el camino era angosto y no permitía el tránsito de dos hombres frente a frente, sin embargo, la compañía de cazadores del batallón “Santander” se dio modos y penetró en orden de tiradores por el lado derecho y de igual manera por el izquierdo asediando a los realistas y manteniendo un cruce de fuego sostenido hasta el momento en que el resto del batallón encontró la forma de embestir de frente al enemigo haciendo que estos se replieguen hasta un punto en el que pudieron formar un cuadro e intentar resistir los ataques libertarios, hasta que el Cmdte. Félix Soler en una de estas arremetidas consiguió romper el cerco y finalmente batir en retirada a los soldados realistas dando de esta forma una nueva victoria a la causa libertaria.

El número de bajas entre las tropas hispanas fue bastante alto debido a que el Crnl. González únicamente logra escapar con 200 efectivos para dirigirse una vez más hacia Cuenca.

Frustrado el ataque español, Melchor Aymerich, decide regresar a Riobamba, con un contingente de 1.500 infantes y 600 jinetes, a replantear sus estrategias de combate.

TÁCTICA Y ESTRATEGIA

La estrategia del Gral. Sucre de atacar, “en apariencia” a la fuerza más débil de las tropas realistas en este caso fue acertada puesto que al realizar el avance nocturno y disponer de la posibilidad de escoger el terreno de combate también fue favorable al militar venezolano.

La acción en sí pese a verse dificultada en un principio por la irregularidad del terreno, finalmente, se alió al bando libertario el mismo que pudo dividir su fuerza en dos frentes de combata a cada flanco obligando a los españoles a replegarse y dando tiempo suficiente, con sus arremetidas, para que el resto del batallón cargue, obligue a retroceder y a formar un cuadro defensivo a los españoles, situación que dificultó aún más su defensa, porque el ataque se volvió más y más recio y continuo, lo que a la postre terminó por debilitarlos rompiendo su formación y  forzándolos a retirarse de la contienda dando la victoria a las milicias libertadoras.


Gral. Melchor Aymerich  


PROTAGONISTAS

EJERCITO REALISTA
Crnl. Francisco González
Gral. Melchor Aymerich
Cmdte. Crnl. Francisco Eugenio Tamariz
Cmdte. Tcrnl. Bartolomé Serrano

EJERCITO PATRIOTA
Gral. Antonio José de Sucre
Gral. José Mires
Comandante Félix Soler
Tnte. Abdón Calderón

Tnte. Abdón Calderón

FUERZAS MILITARES

EJERCITO REALISTA
CABALLERÍA
Escuadrón “Trenes de la División
INFANTERÍA
Batallón “Constitución”
Batallón “Ligero de los Andes”

Gral. Antonio José de Sucre


EJERCITO PATRIOTA
CABALLERÍA
Escuadrón "Dragones"
Escuadrón “Guías”

INFANTERÍA

Dos Compañías de batallón “Libertadores Nº 2”
Dos Compañías del batallón “Santander”
Batallón “Albión”
Batallón “Voluntarios de la Patria”


CONCLUSIONES

Este triunfo salvo a la ciudad de Guayaquil de una eventual ocupación por parte de los realistas.
Esta victoria levantó el ánimo de los patriotas y permitió dejar habilitada una vía para la ejecución de incursiones a futuro al interior de la serranía nacional.
Con este combate se cierra la segunda etapa de la guerra y obliga el repliegue peninsular al interior de la Presidencia de Quito.

CONDICIONES METEOROLÓGICAS

El clima al tiempo que se desarrolló este combate, según cuenta la historia, podría decirse que relativamente benigno debido a la finalización de la estación invernal en la región costera del país por lo que es posible que las temperaturas no hayan excedido más allá de los 15 o 20º centígrados con días relativamente soleados.


Fraternalmente

Luis Romero Yahuachi

lunes, 22 de julio de 2013

Coronel Becerra

BlogsPeru.com Hoteles




El Coronel Manuel José Becerra Silva fue declarado héroe nacional, por ley Nº 23955 del 27 de octubre de 1984, a cien años de su rotundo triunfo en la Batalla de El Cárcamo, que se llevó a cabo el 18 de septiembre de 1883. Ahora está con el laurel inmarcesible de vencedor, junto a Grau, Bolognesi, Cáceres y Quiñones, en el altar que la patria ha destinado para distinguir y homenajear a sus hijos predilectos.   

NACIÓ PARA HÉROE

El Coronel Becerra nació el 20 marzo de 1843 en Chota y también se educó allí, terminando sus estudios secundarios en el Colegio Nacional San Juan el año 1871. El año 1872, por su capacidad intelectual y probidad de sus actos, es nombrado director del Colegio Nacional de Caraz. Pero Chota lo reclama, y regresa el año 1874, como Vice-Rector (Sub Director) y profesor de matemáticas del Colegio San Juan.



Su reconocida habilidad y espíritu de trabajo, así como su dinamismo y magistrales conocimientos matemáticos, muy pronto lo convierten en el líder y guía ejemplar tanto de la juventud Sanjuanista como también de toda la juventud chotana, de tal manera que es el hombre indicado para regir los destinos de la administración distrital y provincial, de allí que en 1878, es elegido con gran popularidad, Alcalde Provincial de Chota.
Cuando Chile le declara la guerra al Perú – 5 abril 1879 – Becerra era el Jefe indiscutible para la ocasión, muy querido por sus alumnos y por el pueblo chotano. Es decir, Becerra NACIÓ PARA HÉROE. Sus innatas condiciones de hombre probo, de temperamento enérgico y de notable carisma, fueron valoradas por sus paisanos, convirtiéndose desde aquellos días en un verdadero héroe. Claro que en esos momentos difíciles, varios chotanos demostraron su amor a la patria, pero Becerra era el faro guía, el que contagiaba a toda la población en las diversas actividades preparatorias para la guerra.

Desde aquel 5 de abril, se le ve a Becerra en todas partes: organizando comisiones para colectas de dinero, armas, municiones, tela para uniformes, estandarte, medicinas y, principalmente, en la organización del Batallón Chota, que después fue llamado Batallón Chota Nº 7, con un efectivo de más de 300 hombres y una estructura magnífica que sobresalía a la de muchos batallones limeños.

Recordemos algunos pasajes de su ARENGA en la Asamblea Popular en la Plaza de Armas de Chota, en la que comunica la declaratoria de Guerra de Chile al Perú, registrados con la pluma de un poeta anónimo que presenció dicha asamblea, y nos dejó escrito lo siguiente:

Salieron de su verbo / encendidas bandadas / de avecillas blaquirrojas / y todos en / silencio le escucharon decir: / porque la patria es nuestra y hermosa / y sólo nuestra / yo defenderé con mi vida / su primer grano de arena, / defendamos con nuestras vidas / su última línea de horizonte. / Vientos de arauca / nos mandan ventarrones / de guano y de salitre / y traen además dos cajas fuertes / y dos gringos de escolta, / un norteamericano y un inglés./ ¡Aquí están tus alumnos! / dijo el San Juan; / ¡Aquí tus vecinos!/ dijo el pueblo.
Terminó el mitin en forma estruendosa: / ¡Viva Chota!, ¡Viva el Perú!, ¡Muera Chile!



Becerra condujo a su batallón a pie hasta Trujillo, en buenas condiciones, superando los estragos del frío; y después del calor en los arenales de la costa, llegando a Trujillo la segunda quincena de mayo de 1879.
El itinerario fue el siguiente: Chota, Quilcate, San Pablo, Chilete, Ascope y Trujillo, a pie. De Trujillo el batallón fue transportado a Lima por barco.
Partieron de Chota la primera semana de mayo 1,879; la llegada a Ascope entre el 12 y 15 de mayo; a Trujillo entre el 16 y 20 de mayo. En Trujillo fueron embarcados aproximadamente el 30 de mayo, y su arribo al Callao fue el 4 de Junio de 1,879. Naturalmente que algunas fechas son aproximadas, otras son exactas y constan en documentos de la época o en copias de documentos.
Pocos días después el Batallón se embarcaba por mar rumbo a Lima, llegando el mes de junio. Allí, su figura era inconfundible en las etapas de entrenamiento militar: su talla mediana, facciones regulares, delgado, ojos vivaces y enérgico en su trato, permitieron una rápida capacitación militar de sus soldados (además de los distinguidos jefes limeños destacados al batallón como instructores) a tal punto que en pocos meses ya el batallón Chota estuvo en capacidad de ser incluido en los planes de la defensa de Lima, junto a otros batallones de línea.



Los chotanos combatieron en las batallas de San Juan y Miraflores – enero 1881 – murieron muchos chotanos, hasta algunos músicos, y salieron heridos varios. Uno de los que se batió con heroísmo fue el mayor José Osores Valera que murió en la batalla de Miraflores –su nombre figura en el monumento del Morro Solar, Chorrillos, erigido a los defensores de la patria-. Becerra salió herido.

Una vez que los chilenos ocuparon Lima, Cáceres y Becerra tuvieron una entrevista, toda vez que el Brujo de los Andes fue testigo de la bravura de Becerra y de su intención de continuar la lucha contra el invasor mapochino. Cáceres exhortó a Becerra a continuar con la resistencia y apoyarlo llegado el momento de romper fuego sobre los invasores.
Cáceres partió a la sierra central y Becerra a Chota con unos cuantos sobrevivientes.

Becerra en Chota organiza un nuevo batallón “Defensores de la Patria” y se levanta en armas junto al Coronel cajamarquino Mercedes Puga, protestando por la inacción del Contralmirante Montero y el Coronel Miguel Iglesias, para organizar la resistencia contra los chilenos. No daban señal alguna.

El movimiento militar no prosperó y Becerra con algunos de sus seguidores se trasladó a Huambos y allí permaneció en la casa de unos familiares de su esposa.

Cuando Becerra se encontraba en Huambos, una madrugada fue sorprendido por una comisión de 20 hombres al mando de don Esteban Acevedo, enviada por el general Iglesias, los que sitiaron la casa donde se encontraba Becerra durmiendo. El día anterior había llegado su cuñado, don Miguel Vílchez, con quien se dijo iba a emprender un viaje a la costa por asuntos de negocios; por este motivo Becerra se encontraba con su cuñado. Al aclarar el día los de la comisión golpearon la puerta y le pidieron rendición; a esto Becerra contestó: ¡NO ME RINDO, Y ENTRE EL QUE PUEDA!, quedando los de la comisión paralizados (conociendo la fama de Becerra), esperando que al fin Becerra se doblegara.


Manuel Montenegro Villalobos, natural  de Huambos (Chota-Cajamarca)
Cabo de la 1ra. Compañía del Batallón Chota Nº 7.
 Murió en la Batalla San Juan (13 de enero de 1881)



Los huambinos partidarios de Becerra que se habían enterado del incidente, se dirigieron debidamente armados a la huerta inmediata a la casa donde estaba él, denominada Tunacirca, avisándole a Becerra por intermedio de una señora llamada Cruz Olano la que hizo su ingreso a la casa sitiada fingiendo ser ama del menor hijo de Becerra para atenderlo; lo que fue aceptado por los sitiadores, ya que llevaba debajo del brazo algunos pañales. Becerra aconsejó a la señora Olano que saliera nuevamente con una taza para traer remedio, dejando la puerta un poco abierta. Esteban Acevedo, jefe de la comisión, que se encontraba paseándose en la vereda, tuvo el descuido de pararse en la puerta mirando hacia adentro, ocasión que aprovecharon los sitiados para dispararle un balazo que le atravesó del pecho a la espalda.
Los miembros de la comisión al ver caer a su jefe, trataron de huir inmediatamente, pero al mismo tiempo salieron los Becerristas de la huerta vecina disparando sus armas y vivando a Becerra, quien salió de la casa junto con su cuñado gritando ¡Viva Huambos! y de inmediato persiguieron a tiros a los de la comisión, que al ver la decisión de los Becerristas, escaparon en diferentes direcciones. En esta acción cayeron muertos los chotanos Segundo Pérez y Pablo Gavidia; a Esteban Acevedo lo mandó recoger la señora Juliana Villalobos con la misma gente de Becerra y le proporcionó los cuidados necesarios hasta que poco a poco se recuperó. Acevedo en agradecimiento, en adelante la trataba de "Mamá Juliana" y a su hijo Ezequiel de hermano, tratamiento que le dio hasta su muerte; quedando también muy agradecido de los huambinos que, pudiendo victimarlo le ayudaron a sanar pronto.

El general Iglesias al conocer los hechos ordenó que desde Chota viajara con dirección a Huambos el coronel Manuel Antonio Sánchez al mando de trescientos hombres a combatir a Becerra hasta derrotarlo. Becerra fue avisado y resolvió esperarlo y enfrentarlo, construyendo trincheras con su gente a la entrada de la ciudad en los lugares denominados Portachuelo y la Ermita.
Manuel Antonio Sánchez dispuso que su gente atacara en dos direcciones. Una fuerza atacó por el Portachuelo, ingresando por "La Loma" y la otra por "La Ermita". El combate duró tres horas. Los atacantes incendiaron las casas de La Loma y dirigieron sus disparos nutridos contra los Becerristas quienes, al ver que los enemigos eran superiores en número y estaban bien armados, emprendieron la retirada, protegiendo siempre a su jefe. La lealtad de su gente, el valor y decisión con que combatieron, así como la acción vandálica de la gente de Manuel Antonio Sánchez, fue descrita por el propio Becerra en los siguientes versos:

EL COMBATE DE HUAMBOS

De inmediato Becerra decide organizar la resistencia en la región de la costa –julio 1882- y para eso viaja al departamento de Lambayeque con unos cuantos sobrevivientes. En esa región, poco a poco organiza otra unidad, denominada “Batallón Chota Nº 4”, con un efectivo reducido, hasta que en el año 1883 llegó a completar un efectivo de 180 hombres de caballería e infantería.

Estableció su centro de operaciones en Chiclayo y allí iba engrosando las filas de su batallón con patriotas de Lambayeque, Ferreñafe, Chiclayo, Guadalupe, Chongoyape, Chota, Cutervo, Santa Cruz y Huambos. Su área de acción abarcaba Lambayeque, Ferreñafe, Chiclayo, Chota, Cutervo hasta parte de Jaén (escribe la historiadora USA, Florencia Mallon – 1984), para su apoyo logístico: armas, municiones, caballos, alimentos, uniformes, etc. En un Parte Chileno, firmado por el General Patricio Lynch dice:

“Aparece de la correspondencia que tengo el honor de adjuntar a usted que los pueblos de Ferreñafe y Chongoyape sirven y han servido de foco en la formación de las fuerzas irregulares y montoneras de Becerra”.

En aquellos tiempos, Becerra ya era un combatiente “curtido” en el fragor de las batallas, de gran experiencia militar, y en especial, creador de situaciones tácticas que posteriormente causaron asombro y temor en las filas del ejército chileno.
Se ve a Becerra, a caballo, al mando de distinguidos Jefes y oficiales, organizar adecuadamente la resistencia a las tropas chilenas (en grupos, en guerrillas), coordinando sus acciones con patriotas piuranos, Coronel Fernando Seminario y guerrillero Barrenechea.

Hasta que llegó su mayor prueba de fuego en Chiclayo:
La defensa de Chiclayo ante la llegada de fuerzas chilenas. Becerra por sus informantes llegó a saber que desembarcaría en puerto de Eten una fuerza chilena de 150 hombres muy bien entrenados y equipados y que su misión era ocupar Chiclayo.



Una vez más se ve al héroe, con su mirada enérgica, sus puños apretados y su voz de mando vigorosa, colocando a su gente –60 hombres de infantería y caballería- en las azoteas y bocacalles de la Plaza de Armas de Chiclayo. Nunca antes los chilenos habían recibido una lluvia de balas de soldados peruanos colocados tácticamente en posiciones poco comunes, y no empleadas en la guerra convencional. Toda esa táctica era una novedad.

Los chilenos quedaron asombrados y se repusieron después de un lapso pleno de nerviosismo y de incertidumbre, y emprendieron el contraataque. Murieron algunos Becerristas, pero el Coronel y su Estado Mayor lograron replegarse para organizar nuevos “golpes de mano”. Por supuesto que murieron también varios chilenos.

Naturalmente la superioridad numérica y de equipamiento de los chilenos fue motivo para que la resistencia peruana durara 5 horas, pero, dio a conocer que la moral del soldado peruano estaba bien en alto y fue una llamada de alerta al Comando Chileno.

 La historia militar ha designado a este encuentro “EL COMBATE DE CHICLAYO” – 2 agosto 1882.
Debemos recalcar que ésta acción valerosa de Becerra, fue uno de los motivos por los que el Comandante Chileno Carvallo Orrego ordenó la “total destrucción” de Chota (Parte de Carvallo a Lynch).   

BATALLA DE EL CÁRCAMO

     Después de Huamachuco, solamente quedaba una férrea resistencia en la costa norte – Lambayeque – al mando del valeroso Coronel Manuel José Becerra Silva. Patricio Lynch, Jefe chileno, estaba sumamente preocupado porque su gobierno le ordenaba insistentemente acabar con ese foco de resistencia; toda vez que en el campo político las acciones estaban favorables y faltaba poco para la firma del Tratado de Paz.

Es por eso que Lynch para capturar a Becerra ordena el ataque con 2 Unidades, 200 hombres de caballería, 200 de infantería y además 2 cañones. Lynch y todo el comando chileno sabían del valor de Becerra, su intrepidez y sus movimientos tácticos. Le tenían miedo. En general hablaban del “Infierno de Chota”.

Estatua del Crl Becerra en la Urbanización La Primavera de Lambayeque

Lynch, en un arranque de desesperación, ofreció ascensos a sus oficiales y hasta dinero, a cambio de la captura de Becerra (vivo o muerto); creyendo que así sería fácil derrotarlo y capturarlo. Pero Lynch, nuevamente se equivocó.

Becerra al tener conocimiento del avance de los 400 soldados chilenos, se alegró; dicen que se incendió su rostro y sus ojos “chispearon”: viejo soldado, astuto, pensó que era el momento de atraer a los chilenos a su terreno y allí ofrecer combate y derrotarlos. Así sucedió y así triunfó Becerra, como veremos más adelante.

Con el asesoramiento de sus oficiales, quienes conocían muy bien la zona, Becerra decidió darles batalla en el “Cañón del Cárcamo” (Distrito Cachén, provincia de Chota). Fue una decisión bien concebida. El terreno era apropiado para los peruanos: era un abra, un cañón, una entrada en el Cerro Cárcamo, un poco curva y con cierto desnivel, con pequeñas rocas en ambos flancos que servirían como posiciones bien camufladas para los francotiradores seleccionados. Además allí discurrían las aguas del río La Leche.

Becerra que tenía su tropa (180 hombres) en la zona de Chongoyape y Jayanca, ordenó el avance hacia Cerro Cárcamo, en pequeños grupos y en actitud de desgano y derrota.

Ordenó también a sus informantes y personal de inteligencia que propalaran la noticia de que los peruanos iban en desbande, desmoralizados hasta hambrientos y descalzos, con dirección a la sierra.
Los 400 chilenos (200 infantes, 200 de caballería) se concentraron en Chongoyape y luego emprendieron su marcha, siguiendo las huellas de los peruanos, tomando conocimiento de la “forma tan penosa de su retirada” (recordemos que fue estratagema de Becerra). En marchas forzadas iban los chilenos acercándose al cañón del Cárcamo hasta que lograron divisar al pelotón peruano. Fue entonces cuando el Jefe chileno ordenó a sus 200 jinetes: “¡Al galope, persecución!”.

Siempre cumpliendo las órdenes de Becerra, el pelotón peruano, al ver la entrada de los chilenos, al galope, también arrancaron como disparados, a galope tendido, “jalando” a los chilenos, hasta que llegaran casi al fondo del cañón. Allí entró en acción la caballería peruana y toda la infantería, especialmente los francotiradores desde los peñascos laterales.
     El nutrido y certero fuego de las tropas peruanas, causó gran pánico en las tropas chilenas. No lo podían creer. Cuando se dieron cuenta ya era tarde, habían entrado en una conejera muy difícil de salir.

La confusión entre los chilenos era total hasta los caballos pisoteaban y mataban a sus jinetes, y nada pudo hacer la infantería y los dos cañones. Se escuchaba sólo gritos de dolor y desesperación de los chilenos; voces suplicando y pidiendo ayuda (por supuesto que los peruanos no le dieron la ayuda recordando que los chilenos jamás se compadecieron de los heridos y al contrario los remataban en el ya conocido “repase”). Fue un rotundo triunfo peruano, allí quedaron en el campo de batalla por lo menos 200 chilenos muertos y heridos, la mayoría jinetes; algo de 200 fusiles y numerosas municiones, equipo y algunos caballos.
La fecha de la Batalla de El Cárcamo fue el 18 de setiembre de 1883, es decir, casi a un mes de la firma del Tratado de Ancón.

MUERTE DE BECERRA

     El General Cáceres había nombrado al Coronel Becerra como Comandante en Jefe del Ejército del Norte, y al Coronel Tomás Romero y Flores Jefe Superior y Político del Norte. Ambos eran de carácter muy enérgico y siempre tenían duros encuentros en lo que se refiere a la preeminencia en las órdenes de mando sobre la tropa. Los jefes y oficiales obedecían puntualmente a Becerra, lo que no era igual con Romero y Flores. Esto causó recelo y odio contra Becerra y fue motivo para que en cualquier oportunidad lo desprestigiara, y después su odio llegó a tal punto que Romero y Flores decidieron matarlo.
 
Llegó la ocasión cuando las fuerzas de Cáceres estaban en un desplazamiento de Trujillo a Cajamarca, Romero y Flores, al ver que Becerra se adelantó con su ayudante en la cuesta de MILCO (Prov. San Marcos), ordenó que sus incondicionales dispararán por la espalda a Becerra y le dieran muerte cobardemente, en julio de 1885.

Sabemos que un soldado cacerista mató a Romero y Flores después de algunos meses, al enterarse que él mandó matar a Becerra.
Allí en la subida de MILCO lo enterraron y los lugareños le colocaron una cruz que se llama la CRUZ DE BECERRA y todos los años le rinden honores al Coronel Becerra y a su cruz, el 11 de mayo, con fiestas, pasacalles, misas, desfiles y cánticos.   

EL GUERRERO NO TIENE REPOSO

     Hace ya 125 años que mataron a Becerra, pero como nació para héroe, como dice el poeta, NO PODRÁN MATARLO; que le dispararon y lo remataron a cuchillo, PERO NO PODRÁN MATARLO; qué triste lo asesinaron, PERO NO PODRÁN MATARLO. Becerra está vivo en el corazón de todos los chotanos y poco a poco estará en el de todos los peruanos; de allí que sigue Becerra sin reposo, y su vida es recordado.
Por eso, PERUANOS, debemos actuar unidos y atentos a la lección de Becerra; y nosotros los CHOTANOS debemos actuar con mayor responsabilidad, porque somos sus herederos.

¡VIVA BECERRA! ¡VIVA CHOTA! ¡VIVA EL PERÚ!



Fraternalmente

Luis Romero Yahuachi