sábado, 12 de julio de 2008

GASTOS EN AMÉRICA LATINA

El adelanto del Balance Militar de América del Sur del Centro de Estudios Nueva Mayoría -que presentará en el corriente año- anticipa que el gasto militar combinado de los 12 países de América del Sur alcanza los 50.000 millones de dólares en un contexto regional en el que se analiza la creación de un Consejo de Defensa Regional

Independientemente de que el gasto militar mundial actualmente esté liderado por los Estados Unidos, se destaca que en gran parte de los países del mundo se ha registrado un incremento en los presupuestos de defensa ya sea por la actualización de medios obsoletos, el cambio de perfil de las organizaciones militares, o para reforzar el sistema de defensa como consecuencia de conflictos recientes posibles a corto plazo o bien ante la incertidumbre existente a nivel global en materia de defensa y seguridad.
América del Sur no es una excepción. Entre 2007 y 2008, el gasto militar de los 12 países que integran la Unión Suramericana aumentó un 25,51%, una cifra sin precedentes desde el restablecimiento de la democracia en la región en los años ochenta. Se destaca que todos los países han aumentado sus presupuestos de defensa, siendo Paraguay -con un 33,48%- quien más aumentó su gasto militar, tendencia que es seguida por Brasil, con un 32,48%.
Visto en conjunto, se destaca que los cuatro socios plenos del MERCOSUR (Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay) promedian un 30% de aumento por encima del promedio general de la región que es del 25%. Por su parte, los países de la CAN (Bolivia, Colombia, Ecuador y Perú) promedian un 14,51%, encontrándose por debajo del promedio total. Chile, por su parte, registra un 22% promedio, y Venezuela un 29%.
En términos absolutos se observa que el gasto militar combinado en 2007 pasó a ser de 39.861 millones de dólares a 50.028 millones para el 2008.
Sin embargo, hay que destacar que pese al significativo incremento del presupuesto en materia de defensa de la región, América del Sur sigue siendo la región -junto con el resto de América Latina- que destina menores recursos y menor porcentaje de su PBI a defensa.
En términos generales, el gasto total militar de los 12 países considerados representa el 4% del gasto militar mundial, que a su vez equivale al 9% del gasto militar de los Estados Unidos.
También se observa que en materia de PBI, la región en su conjunto destina en promedio sólo el 1,7%. Los que más gastan en estos términos son Colombia y Chile, destinando a defensa más del 3% del PBI. En el otro extremo, quienes menos destinan a defensa respecto su presupuesto -alrededor del 1%- son Argentina y Venezuela, los dos países de la región que más crecieron en los últimos cinco años.
Analizado en millones de dólares, el gasto militar brasileño en 2008 es de 27.540 millones, frente a 20.788 del año pasado; Colombia, ha pasado de 6.004 millones a 6.764; Venezuela de 2.573 a 3.321 y Argentina de 2.401 a 2.830.
En el cálculo del presupuesto de Brasil ya se le incorporaron parte de los fondos destinados al incremento de sueldos y retiros que se escalonarán hasta el 2011.
En cuanto a la participación de cada país en el total del gasto de la región, Brasil, como es lógico, concentra más de la mitad representando el 55,05% del gasto total, habiendo registrado un aumento del 3% para este año. Es seguido de Colombia -que reúne el 13,52%- y Chile, con el 12,66%. Venezuela, con una participación del 6,64% es el cuarto país del total regional, y Argentina con el 5,66%, es el quinto, aunque también es el tercer PBI de la región.
La posición de Brasil desde el punto de vista de la defensa no sólo estaría en consonancia con sus necesidades en función de extensión, espacios vacíos, población y economía, sino además con sus aspiraciones de liderazgo ante el concierto de las naciones.
Por su parte, Colombia -con un crecimiento sostenido en defensa y seguridad producto de una decidida política gubernamental relacionada con el conflicto armado que enfrenta en su territorio- ha pasado a ocupar el segundo lugar en relación con los gastos del subcontinente con un porcentaje aproximado al 14%.
Chile mantiene su participación presupuestaria con la peculiaridad que sus gastos se aplican esencialmente para el incremento de la capacidad operacional de sus fuerzas, sobre la base de un plan de requipamiento que se viene cumpliendo sistemáticamente.
Volviendo al gasto en defensa con relación al PBI, se registra un alza en el caso de Brasil, Chile, Ecuador y Perú, registrándose una baja en Argentina, Bolivia, Colombia, Paraguay, Uruguay y Venezuela.
Particularmente respecto al PBI del año 2008 debe tenerse presente que al tratarse de proyecciones seguramente sufrirá modificaciones más o menos importantes cuando a principios de 2009 se puedan hacer cálculos más fehacientes.
En especial Brasil y Venezuela figuran con una marcada diferencia entre el PBI del año 2007 y el del año 2008, dando lugar a que pese al evidente crecimiento de los respectivos presupuestos de defensa, los índices resultantes resulten moderados.
Se destacan Chile con un 3,27% y 3,73%, y Colombia con un 3,5% y 3,34%, respectivamente, en lo que hace a valores en sostenido incremento.
En cuanto a disminuciones, resalta la situación de la República Argentina con un 0,92% y 0,87%, que son por cierto los porcentajes más bajos de toda la región.
Un aspecto que merece ser destacado es que el promedio de gastos militares en relación con la suma de los PBI del MERCOSUR que es del 1,56% es apenas mayor que el de la Comunidad Andina de Naciones, que es del 1,55%.
En lo que hace al porcentaje del presupuesto nacional asignado a la defensa, Chile es el que más destina, alcanzando al 12,82% y Bolivia es el que está destinando menos, con sólo 2,41%. Brasil destina el 3,44% y Venezuela el 5,18%. Todos los países de la región han aumentado el gasto en defensa como porcentaje del presupuesto nacional respecto a 2007, con la excepción de Paraguay, Perú, Colombia, Bolivia y Uruguay.
Básicamente se mantiene la existencia de dos grupos de países: los que emplean entre el 2% y 6% de su presupuesto nacional para la función defensa, y los que hacen uso del 7% al 13% aproximadamente.
Lo expresado no debe llevar a confusión, ya que para aquellos países que tienen una magnitud tan grande de presupuesto nacional, aunque dediquen un importante esfuerzo a la defensa la relación resultante puede no ser llamativa. Tal es el caso de Brasil, que con presupuestos de gran envergadura da lugar a un 3,44 %, que en valores relativos se presentan (aparentemente) como escasos porcentajes dedicados a la defensa nacional.
La comparación del gasto militar total de América del Sur con los gastos de otras naciones y bloques a escala mundial, permite apreciar de un modo muy gráfico los recursos que los países de la región dedican a la defensa.
Dejando de lado la relación con los de mayores presupuestos, por ser muy evidente, vale la pena destacar que los 12 países de Sudamérica tienen un gasto que es tres veces el de España o Canadá, el doble que el de India y algo superior al de Rusia, Alemania o Japón.
Las conclusiones del adelanto del Balance Militar de América del Sur del Centro de Estudios Unión Nueva Mayoría, sostienen que:
El gasto en defensa combinado de los 12 países que integran la Unión Suramericana, alcanza los 50.000 millones de dólares.
La interoperabilidad entre las Fuerzas Armadas de la región es muy baja, dado que poseen sistemas de armas muy diferentes, al igual que reglamentos y procedimientos distintos, siendo éste un gran obstáculo a resolver si se pretende avanzar en estructuras de defensa coordinadas.
En 2008, el gasto militar de la región ha crecido 25% respecto a 2007, porcentaje que triplica el crecimiento de la economía, pero ello se da en un contexto mundial de aumento de los gastos en defensa de todos los países del mundo.
Como porcentaje del PBI, América del Sur, al igual que América Latina en su conjunto, es la región del mundo que menos gasta en defensa.
En cuanto a cada país, el análisis arroja diferentes conclusiones, de acuerdo se considere el gasto neto, como porcentaje del PBI o del presupuesto nacional, o ya sea en función del incremento o disminución de las diferentes variables en 2008 respecto al año anterior.
Queda claro que Brasil es algo más de la mitad del gasto total, lo que resulta coherente con su dimensión, que Colombia y Chile le siguen, liderando el gasto como porcentaje del PBI y del presupuesto nacional, y que Venezuela es el país que más está incrementando el gasto neto.
FRATERNALMENTE DR. LUIS ANTONIO, ROMERO YAHUACHI

No hay comentarios:

Publicar un comentario