martes, 3 de mayo de 2011

PRENSA AMARILLA EN PERU Y AMÉRICA LATINA

BlogsPeru.com Hoteles



MEDIOS DE EXPRESIÓN RETRÓGRADAS

EL IMPERIO CONTRATACA

LOS FELIPILLOS PERIODISTAS, ARRASTRADOS DE SIEMPRE

LIBERTAD DE EXPRESIÓN SOLO PARA LOS PODEROSOS Y ¿EL RESTO?



Ahora los seres humanos somos más esclavos que nuestros antepasados que construyeron las ciudades de Caral y Bandurria. La gente dirá ¿cómo es posible esto? Gracias a esa sutil forma de esclavitud que hace creer a los esclavos que son unos seres libres, porque los grilletes tienen la forma de bellísimas pulseras de oro. ¿Pero deben ser éstas unas acciones de magos o chamanes? No, de los medios de comunicación, porque, muchas veces el estar sentado frente a la televisión anestesia la sensibilidad, embota la mente, perjudica el alma. Con estas armas, la derecha quiere torcer la voluntad de los electores, para que la candidata de la mafia y del asesinato gane las elecciones presidenciales el próximo 5 de junio.

Así nos quieren adoctrinar los poderosos dueños de la radio y la televisión, pero el pueblo no es tan tonto ni ciego para darse cuenta que detrás de tan agresiva campaña contra Ollanta Humala se mueven millonarios intereses. Pero los peruanos no estamos ciegos, sordos ni mudos para no ver, escuchar y hablar de la realidad, porque nuestros sentimientos tocan la clarinada del cambio con el candidato de Gana Perú.

La población esta advertida que la guerra mediática se viene con todo en el mes de mayo. Pero, por encima de la guerra mediática esta el honor, dignidad y libertad para elegir al candidato que representa la esperanza de todos los peruanos: el comandante Ollanta Humala Tasso.

Hace unos días recibí en mi correo un mensaje que decía que en Venezuela el Estado les quita a sus hijos menores de tres años a sus padres. Igual me enviaron copia de un wáter sin soltar la cadena para decir que así se vive en Cuba. Los remitentes están identificados: pobres y tristes felipillos y malinches del poder económico, que se contentan con mendrugos y no dicen nada cuando los delincuentes de cuello y corbata ponen en remate los bosques amazónicos, el subsuelo rico en petróleo, los metales de los Andes, el mar de Grau y la dignidad de la Nación.

Toda esta propaganda es para liquidar al candidato de Gana Perú y propagar el miedo entre los electores. Han soltado otro mensaje que los trabajadores van a perder sus fondos de seguro social, que Ollanta va a poner un impuesto a las familias, cuando es todo lo contrario. Lo que el candidato de Gana Perú propone aplicar es impuestos a las sobre ganancias de las empresas mineras que están vendiendo los recursos de los peruanos sin pagar al Estado los tributos como corresponde.

Ya nos habíamos imaginado lo que vendría de basura mediática con el programa del felipillo y malinche Jaime Baily, y otros travestis de la derecha para demoler al candidato de Gana Perú, con la vana intención de frenar las fuerzas del cambio. Por eso digo que para hacer política y tener poder en el Perú hay que estar a favor de los dueños de los medios, igual para pretender éxito profesional en las instituciones públicas y privadas hay que trabajar sin escuchar pobrezas mentales.

En el Perú se le denomina “cultura chicha”, hecha de la mezcla, de la superposición, del sacarle la vuelta a las normas, la cultura del vivo, del criollo que obtiene lo que quiere sin importar los medios, una cultura ciertamente híbrida que no tiene forma ni estructuras, que camina de la mano del mercado, pero que también se alimenta de su tradición. La cultura que da forma a la actual versión de la prensa amarilla es ciertamente signo de la confusión y el desorden de nuestras sociedades, de la velocidad de la vida actual que sedimenta con dificultad y que no opera en los plazos largos, sino en la inmediata satisfacción de necesidades.

Por su parte, la prensa amarilla desde sus inicios ha estado fuertemente articulada a la política. Solo basta recordar la famosa cobertura que el “Journal” realizó de los acontecimientos que precedieron la invasión de Cuba por parte de los Estados Unidos en 1998, donde a decir de muchos este diario precipitó los hechos.

En el Perú los diarios amarillistas sirvieron como herramientas de presión, difamación y debilitamientos de los adversarios políticos del régimen autoritario de Fujimori. Posteriormente, se supo que cada titular le costaba al gobierno entre 2.000 y 4.000 dólares. La credibilidad de sus lectores en las noticias políticas era muy baja, pues no encontraban correspondencia entre los titulares y los interiores. Ciertamente el objetivo del gobierno no era convencer a los lectores de los diarios, sino influir en todas aquellas personas que de una manera o de otra miran, a diario, los titulares en los kioscos.

Otro de los usos dados a esta prensa fue el de distractor político, generando cortinas de humo y escándalos de la farándula o inventando hechos como la “VIRGEN QUE LLORA” para reorientar la atención pública de los hechos que eran desfavorables al gobierno de turno. Posteriormente la prensa amarilla siguió apoyando a diferentes candidatos y teniendo un papel oscuro en el proceso electoral reciente.

Querámoslo o no la prensa amarilla actual es parte del tejido político, cultural y social de nuestras sociedades, las ideas aquí presentadas nos deben servir como preguntas para repensar las relaciones entre los ciudadanos y los medios entre los ciudadanos y la política.

JOSÉ MUJICA

24 DE NOVIEMBRE DEL 2009

Reporte descomunal analiza el programa de Jaime Bayly donde acusa de borrachos a los candidatos a la presidencia de Uruguay José Mujica y Luis Alberto Lacalle en base a videos trucados.

La noche del 25 de octubre de 2009, Mujica obtuvo una votación cercana a la mitad del total de votos válidos, lo cual le valió disputar el balotaje contra Luis Alberto Lacalle

EL 29 DE NOVIEMBRE.

Esa noche fue ungido presidente de los uruguayos con un porcentaje superior al 52% de los votos emitidos. En medio de una multitud empapada por la lluvia, Mujica dirigió un mensaje a todos los uruguayos, incluidos los líderes de la oposición. Especialmente vencer muchos prejuicios.






DILMA ROUSSEFF

Una guerra mediática se desató en contra de la presidenta electa de Brasil, Dilma Rousseff. La investigadora en comunicación social julia mariano, señala que los medios de derecha del Brasil utilizan la libertad de expresión para ejercer manipulación y decir mentiras. Con la campaña de desprestigio que desarrollan ahora intentan hacer creer que Rousseff no está preparada para la presidencia y que es una amenaza para la libertad de expresión.



FRATERNALMENTE
LUIS ROMERO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada