domingo, 15 de enero de 2012

OPERACIÓN GRAN SASSO

BlogsPeru.com Hoteles


HITLER RESCATA A MUSSOLINI



Operación Gran Sasso, u Operación Eiche (Roble), son los nombres con los que ha pasado a la historia la mítica y cinematográfica misión de rescate del dictador italiano Benito Mussolini por paracaidistas alemanes en septiembre de 1943, durante la Segunda Guerra Mundial.
El 25 de julio de 1943, semanas después de la invasión angloestadounidense de Sicilia, los malos resultados en la guerra causaron que dentro del Gran Consiglio Fascista se decidiera destituir a Benito Mussolini de todas sus funciones como Duce y que asumiera el gobierno el general Pietro Badoglio, tras varias semanas en que los jerarcas de la Italia fascista conspiraban para evitar una derrota militar ante EE. UU. o Gran Bretaña derrocando a Mussolini.
Al día siguiente de la votación del Gran Consiglio Fascista, Mussolini fue arrestado por orden del rey Victor Manuel III y encarcelado por el gobierno de Badoglio en la isla mediterránea de Ponza, luego en la isla de La Maddalena y finalmente en el Hotel Campo Imperatore, un alojamiento para deportes de invierno cercana a la montaña del Gran Sasso d'Italia en los Apeninos de la región de los Abruzos.
Tras su detención, sus captores lo trasladaron continuamente a través de Italia, a fines de evitar su liberación. Hitler, al tanto de la situación, seleccionó junto, a Ernst Kaltenbrunner, a Otto Skorzeny para localizar y liberar al líder italiano.
Tras interceptar un mensaje de radio codificado italiano, Skorzeny descubrió que Mussolini se encontraba encarcelado en el hotel Campo Imperatore, una estación de esquí en Gran Sasso, ubicada en las alturas de los Apeninos. El 12 de septiembre de 1943, Skorzeny reunió un equipo, dirigido por el Mayor Harald Mors, para rescatar a Mussolini en una misión militar de alto riesgo.
Hotel Campo Imperatore, donde estaba "alojado" el Duce.
  Aterrizaje y captura del hotel.

La ruta directa a la montaña era solamente un ferrocarril funicular, el cual no sería adecuado para un asalto sorpresa. Pero el reconocimiento aéreo reveló que cerca del hotel se hallaba una meseta, la cual podía ser utilizada como zona de aterrizaje de planeadores.
La misión especial de Skorzeny se dividió en tres grupos:
Skorzeny comandaría el aterrizaje del planeador sobre el Gran Sasso
Un segundo grupo, bajo el mando del Mayor de la Luftwaffe apellidado Mors, se apoderaría del ferrocarril funicular para evitar la llegada de cualquier refuerzo a la guardia italiana existente en el hotel.
Un tercer grupo estaría a cargo del rescate de la familia de Benito Mussolini, los cuales se hallaban en una ubicación separada a la de él.
Con el fin de ocultar la identidad de este comando especial, las tropas de las Waffen-SS que participaron en la operación, vestirían desde entonces únicamente uniformes de la Luftwaffe.
Poco después de las 14:00 del 12 de septiembre de 1943, Skorzeny aterrizó en el Gran Sasso, al mando del primero de los planeadores. La zona de aterrizaje era mucho más dura y sinuosa de lo que se había previsto inicialmente, pero el descenso había sido un éxito, depositándose el planeador a tan sólo 15 metros del hotel. Un sorprendido Carabinieri que se hallaba cerca, procedió a rendirse inmediatamente.
Estos son los pilotos de los planeadores que aterrizaron en las inmediaciones del hotel Campo Imperatore. De izquierda a derecha, Uffz. Gedenk, Uffz. Stark, Ofw. Nelmeyer, Lt. Meyer-Wehner (con gorro cuartelero), Ofw. Berenbold, Uffz. Jenniches, Fw. Heiner Lohrmann, Uffz. Thielmann y Uffz. Maier.
El Uffz Rondsford es el piloto que falta, pues resultó herido en el aterrizaje.

*****
Como los otros planeadores hicieron también su aterrizaje, Skorzeny irrumpió en el edificio, sorprendiendo a otro guardia, del cual rompieron su radio de comunicación.
Retornando nuevamente al exterior, empezaron a peinar el área alrededor del edificio; es entonces que Skorzeny vió a Mussolini en una de las ventanas del hotel. Haciéndole señas a Mussolini para que se quedara donde estaba, volvieron a ingresar al predio.
Skorzeny y sus hombres desarmaron rápidamente a un grupo de guardias, subieron ráudamente las escaleras y procedieron a encontrar la habitación de Mussolini, capturando a los dos agentes que lo custodiaban en su interior. Toda la operación había durado menos de cinco minutos hasta el momento.

Las tropas alemanas de los otros planeadores habían tenido menos suerte en sus aterrizajes, uno de ellos se precipitó sobre las rocas, destruyéndose en pedazos.
Es entonces que el comando alemán se vió envuelto en un breve tiroteo con otros carabinieri que se habían sumado a la defensa del hotel. Pero uno de los oficiales que habían estado custodiando a Mussolini, fue obligado a ordenar al resto de los italianos que bajen las armas, para así evitar más derramamiento de sangre.
El otro destacamento alemán, el cual tenía la tarea de apoderarse de la estación del ferrocarril funicular, también había tenido éxito.
Skorzeny inutilizó el equipo de radio y saludó formalmente a Mussolini diciendo: “¡Duce, el Führer me ha enviado para liberarle!” a la que Mussolini respondió: “¡Yo sabía que mi amigo no me abandonaría!”
Skorzeny y el Duce
***
Después de haber logrado su objetivo inicial de lograr la liberación de Mussolini, y con la meseta asegurado, Skorzeny se enfrenta ahora a la tarea de trasladar al dictador a la seguridad del territorio ocupado por los alemanes.
Antes de arriesgarse a ser interceptados en tierra, se había planeado evacuar a Mussolini mediante un escape aéreo desde la cercana pista de aterrizaje Aquila de Abruzzi. Pero en el momento de decidió evacuar a Benito desde la propia montaña.
Un experto piloto de la Luftwaffe, el Teniente Gerlach, logró aterrizar un ligero Fieseler Storch en la meseta; pero se desconcertó cuando el gigante Skorzeny insistió unirse a esta fuga aérea.
El General Student condecora a los protagonistas de la acción, junto al lago Nemi el 28 de septiembre de 1943.
De izquierda a derecha, Heinrich Gerlach, piloto personal de Student, condecorado con la Cruz de Caballero (RK), Elimar Meyer-Wehner (RK), Harald Mors condecorado con la Cruz Alemana en Oro (DKiG), Gerhard Langguth (DKiG).
Por último, tres pilotos de planeadores, Heiner Lohrmann, Hans Neelmeyer y Gustav Thielmann (DKiG).
Von Berlepsch recibió la DKiG días más tarde por encontrarse convaleciente durante la ceremonia de condecoraciones.

*****
Con el piloto, Mussolini y Skorzeny hacinados en el interior de la pequeña y de baja potencia aeronave, esta apenas pudo despegar de la meseta, pero gracias a la habilidad de Gerlach, lograron aterrizar con seguridad en el aeródromo Practica di Mare, donde Skorzeny y Mussolini abordaron un Heinkel He111 que los trasladó a un aeródromo cerca de Viena.
Mussolini luego tomaría control de la zona que estaba aún bajo dominio del eje, instaurando así La República de Saló, pero como dicen eso es harina de otro costal.
Otto Skorzeny

Desde cualquier punto de vista, el rescate de Mussolini fue una operación audaz, brillantemente ejecutada. Skorzeny fue promovido a SS-Sturmbannführer (Mayor), y tanto a él como al piloto Gerlach, fueron concedidas la Cruz de Caballero.
La fama de Skorzeny creció notoriamente en Alemania y el mundo después de esta operación especial. Los aliados denominaron a Skorzeny (aparte de Scarface) como “el hombre más peligroso de Europa”.


Fraternalmente
Luis Romero Yahuachi

No hay comentarios:

Publicar un comentario