jueves, 14 de junio de 2012

LORETO INSURGENTE

BlogsPeru.com Hoteles



Ramón Castilla, ese hombre duro pero inteligente que fue uno de nuestros mejores gobernantes, no fue sólo el libertador de los esclavos sino, también, el primero en hacer que la selva no fuera presa del olvido. Organizó una expedición militar a la Amazonía y el 7 de enero de 1861 fundó el Departamento Marítimo Militar de Loreto.
El mariscal no era ningún tonto. Sabía que nuestros vecinos podían provocar incursiones no muy gentiles y que los "bandeirantes" -esos aventureros que, a sangre, fuego y bandera, se apoderaban de cualquier territorio- estaban al acecho. Eran épocas de mucho sudor, y miles de lágrimas, sobre todo entre los indígenas, quienes fueron esclavizados y, como ahora, ignorados olímpicamente a la hora de tomar cualquier acuerdo.

PRIMER BROTE REGIONALISTA

Loreto, sin embargo, logró prosperar, sobre todo gracias a la fiebre del caucho, aunque siempre contando con el despecho de una capital que quedaba a cientos de kilómetros y varias semanas de distancia. Esta displicencia hizo que en 1896 estallara el primer brote de ardor regional hasta ahora latente.
Curiosamente la encabezaron un cusqueño, el militar en retiro Mariano José Madueño, y un limeño de origen piurano, el entonces prefecto coronel Ricardo Seminario y Aramburú. Tomándole la palabra al presidente Nicolás de Piérola, quien había dejado entrever sus intenciones federalistas, proclamaron el Estado Federal de Loreto el 2 de mayo de ese año.
Madueño y Seminario no eran precisamente separatistas. Sólo pretendían lograr la autonomía para la región y con ello presionar para que todo el país se vuelva federalista. Pero el "Califa" ordenó dominar a los insurrectos. El barco Constitución, al mando del ministro de Guerra, Juan Ibarra, partió del Callao, el 29 de junio de 1896 y llegó, exhausto pero decidido, al escenario de los acontecimientos, 72 días después, luego de dar la vuelta por el Estrecho de Magallanes, y entrar por Bahía (Brasil).

LEVANTAMIENTO DEL CORONEL EMILIO VIZCARRA

Otras expediciones, encabezadas por los coroneles Eduardo Jessup y Emilio Vizcarra fueron por vía terrestre y, hacia comienzos de julio de 1896, la rebelión fue aplacada. Tres años después, el propio coronel Vizcarra, nombrado Prefecto de Loreto por su mérito antisubversivo, se levantó en armas y se proclamó "Jefe Supremo de la Nación Selvática".
Llegó a nombrar algunas autoridades, pero en Moyobamba encontró un trágico Waterloo. El 27 de febrero de 1900 una turba integrada por civiles e indígenas, cansados de los abusos cometidos por sus tropas, lo arrastró por las calles hasta que, en la Plaza de Armas, una mujer de apellido Tapullima lo mató golpeándole el cráneo con una piedra. La revolución había terminado.

CERVANTES: HÉROE NACIONAL

 El capitán Guillermo Cervantes, líder de un levantamiento en Iquitos, 
acompañado de su Comité Revolucionario.


Adelantándose a la intención del Gobierno del entonces presidente Leguía, en cederle a Colombia (Tratado Salomón-Lozano de 1924) el puerto fluvial de Leticia, estalla la Revolución Federal en Iquitos. La dirige el oficial Guillermo Cervantes Vásquez, el cual 12 años antes había peleado como sargento en el combate de la Pedrera (1911), a orillas del Caquetá, expulsando a las tropas colombianas invasoras.
En esta vez, ya como capitán de infantería, toma el mando del regimiento “Cazadores del Oriente” acantonado en Iquitos, declarándose en rebeldía y emitiendo un Manifiesto rubricado por 19 oficiales subalternos y 7 ciudadanos loretanos:
“Compañeros, los militares debemos dejar de servir para los fines inescrupulosos del Gobierno. Denunciamos el enriquecimiento y dolo de las autoridades a costa del hambre de nuestras tropas. El robo de vestuarios, propinas y alimentación de nuestros soldados es escandaloso. Todo el presupuesto de pagos para maestros y policías es desfalcado por los altos funcionarios (…) Las jóvenes generaciones militares nos negamos a contaminarnos con la putrefacción de un Alto Mando carente de honor.”
Lo que empezó como un movimiento de protesta patriótica contra la política antipopular y traidora del Gobierno derivó en la fundación y establecimiento de un Estado Federal Amazónico, con gobierno, ejército y moneda propios pero, lo más importante, sin desconocer la peruanidad.

CONTEXTO PREVIO

Los años previos a los hechos fueron de tensión social. A la política de abandono sistemático que históricamente ha desarrollado el centralismo limeño contra la Región Amazónica, se sumaba el entreguismo territorial a favor de Colombia. Obviamente los loretanos se opusieron. Por ello su gesta seria denigrada por la clase política limeña como “subversiva” y así mientras la prensa nacional insultaba y criticaba a los patriotas loretanos, una comisión del Gobierno negociaba a espaldas del país un Acuerdo con Colombia (1924).
Una manifestación, con presencia militar, en las calles de Iquitos, 
a comienzos de siglo. La selva siempre estuvo caliente.


LA REPÚBLICA FEDERAL AMAZÓNICA, AUGE Y CAÍDA

Retomando a los sucesos de Loreto, la principal medida del Gobierno Federal Revolucionario fue la creación de la moneda loretana (llamada “billetes cervantinos”). La emisión de 20 mil libras peruanas de oro en billetes impresos en cartulina de 50, 20 y 10 centavos reactivó la economía regional. En realidad esto se trató de “cheques provisionales” rápidamente aceptados por la población, pues sirvieron para pagar sueldos atrasados a los funcionarios públicos.

A fines de 1921, El Gobierno Central lanza una dura represión contra los revolucionarios. La orden era “sofocar la rebelión a sangre y fuego”. Ante eso, los rebeldes organizan un ejército Regional, con destacamentos importantes en Yurimaguas, Pucallpa y Rioja.
Los primeros enfrentamientos se producen en San Martín y son favorables a los revolucionarios, que logran rechazar a una división del ejército peruano. Pero resultan insuficientes. Un rígido bloqueo se ha levantado contra la Amazonía. Cada victoria significa menos balas, menos granadas, menos abastecimiento. El bloqueo empieza a surtir efecto, los meses siguientes son muy duros para los revolucionarios. Sin una línea de abastecimiento que asegurara la logística, el éxito se frustraba.
El 13 de enero de 1922, el capitán Genaro Matos, de las fuerzas leales a Leguía, ocupó Iquitos, mientras Cervantes se refugiaba en el Ecuador.
Las fuerzas revolucionarias se diluyen ante la ofensiva gubernamental que avanza por Juanjuí, Pto. Inca y Bagua, así por la boca atlántica del Amazonas, con 3 cañoneras de la Armada Peruana con autorización del Gobierno brasileño.
Aprovechando la derrota loretana, Leguía suscribe en secreto el Tratado con Colombia que para vergüenza de la diplomacia peruana se entrega “a sola firma” el importante puerto de Leticia (que le otorgaba a Colombia el acceso al Amazonas), además de 120 mil km2. Lo peor: se “obsequian” 25 mil compatriotas boras, huitotos que por dicho acuerdo pasaron a ser colombianos de un día para otro.
Pero el secreto no dura mucho, pues es divulgado por la prensa brasileña en 1927. Una vez llegada la “nueva” al Perú generó la descomposición del régimen de Leguía. El Congreso aprobó la cesión territorial pese a la airada protesta de los representantes loretanos.
Pero la gota que rebalsó el vaso fue la orden del prefecto de Iquitos de entregar oficialmente Leticia a Colombia. El oficial peruano al mando de la guarnición de dicho puerto se negó rotundamente a “cumplir órdenes traidoras”. Fue dado de baja, enmarrocado y encarcelado. Era el 31 de julio de 1930.
Poco después estallaba y triunfaba en los cuarteles del sur la rebelión del comandante Luis Sánchez Cerro. Leguía es depuesto y a las pocas semanas fallece en el hospital.
Sánchez Cerro y Cervantes habían sido antiguos camaradas y amigos allá por Puno en 1915 cuando juntos debelaron la rebelión del mítico mayor “Rumi Maqui” de cuya pasión rebelde quedaron ambos impactados. Cervantes seria asesor del gobierno de Sánchez Cerro, antes de morir de tuberculosis en 1933.
 EL ASESINATO DE LUIS SANCHEZ CERRO

EL ÚLTIMO DEFENSOR DE LETICIA

Alférez Hildebrando Tejada: “Yo no soy traidor a mi patria. Esta orden no la cumplo porque es inmoral. Yo soy un militar loretano que está obligado a defender el territorio nacional y no voy a entregar ni un centímetro de suelo peruano al extranjero.” (Al momento de ser relevado, por orden del prefecto de Iquitos, para que Colombia ocupara Leticia. Luego sería encarcelado.)

INSURGENCIA DEL GENERAL MARCIAL MERINO

Entre el 16 y el 26 de febrero de 1956 hay un nuevo alzamiento en Iquitos, esta vez encabezado por el general Marcial Merino, Comandante General de la División Selva, en contra del general Manuel A. Odría. Se trataba, al parecer, de un general con inclinaciones democráticas, pues acusaba al mandatario de privar a la ciudadanía de "las libertades fundamentales para organizarse política y cívicamente..."
Se habló de recuperar Leticia, por lo que la población iquiteña pasó de la sorpresa a un ánimo expectante. El dictador amenazó con un bombardeo, lo que no hizo sino exaltar más a la población. Merino, sin embargo, fue perdiendo el control de la situación y la esperanza. Terminó exiliándose en el Consulado Brasileño.

EPÍTOME
La bandera es la misma, a pesar de los deseos autónomos.


No hubo luego otra rebelión de grandes dimensiones, salvo una revuelta de regular intensidad en febrero de 1957, ocasionada por la subida del precio del transporte urbano. En junio del mismo año, sin embargo, se produjo una asonada casi calcada, por su furia e intensidad, de la recientemente acaecida en Iquitos.
Fue exactamente el 1ro. de junio de 1957 y estuvo encabezada por estudiantes. Hubo apedreamiento de cines y tiendas, muy serios, al punto que el Ejército amenazó con decretar el Estado de Emergencia. Incluso se registró un muerto, víctima de una bala perdida.
¿Cuál había sido la causa? Pues que al propietario de uno de los cines se le ocurrió subir los precios de las entradas justo el día en que iban a estrenar una película de "Cantinflas". La población no se lo perdonó, como ahora no parece dispuesta a perdonar al gobierno si no le muestra dónde está el detalle de las negociaciones con Ecuador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario