jueves, 8 de noviembre de 2012

EL GUERRERO SHUAR

BlogsPeru.com Hoteles




Conocidos como una aguerrida tribu del Amazonas y notables por su tradición de reducir las cabezas humanas al tamaño de una naranja, los llamados pueblos Jíbaros se componen de 4 sub grupos: Ashuar, Aguaruna, Huambisa y los Shuar.

Su territorio se extiende por el norte del Perú y sur del Ecuador, en la selva del Amazonas.

Resistieron exitosamente las incursiones de los Incas y posteriormente a los conquistadores españoles. Antes de la conquista española, el Emperador Huayna Cápac trató, sin éxito, de conquistar a los Shuar.

Posteriormente, en 1549, año en que penetró por primera vez una expedición española en las guaridas de su aislada selva, muy indignado, el líder de la expedición, el capitán Hernando de Benavente, envió una carta al Rey de España: «Afirmo ante su alteza», escribió Benavente, «que este pueblo es el más insolente que he visto en todo el tiempo que llevo viajando por las indias y luchando para su conquista», Benavente, que llego allí con la idea de establecer un campamento, fue obligado por los Jíbaros a batirse en retirada. Los españoles los nombraron jíbaros como sinónimo de salvajes.


En su libro The Jívaro: People of the Sacred Waterfalls, editado en 1972, el antropólogo Michael J. Harner fijó el lugar de esta tribu en la historia: «tan solo se conoce una tribu de indios americanos que haya conseguido levantarse contra el imperio de España y que haya abordado todos los intentos consiguientes de los españoles por reconquistarles: Los Jívaros».

Aunque sucesivos españoles dominaron la tribu durante medio siglo, los Jívaros se sublevaron en 1599. Las crónicas españolas relatan que durante dicho año unos 20000 Jívaros, comandados por Kirrúba (Quiruba), a raíz de que el Gobernador de Macas, el representante colonial español de la zona, impuso un enorme tributo a los indígenas, se sublevaron y dieron muerte a miles de blancos. Primero capturaron al Gobernador, afincado en la ciudad de Logroño de los Caballeros, vertieron oro fundido en su garganta «hasta que las tripas le estallaron dentro del cuerpo» y luego destruyeron totalmente el pueblo. Unas pocas noches más tarde y a unas veinticinco leguas de distancia destruyeron Sevilla de Oro y Valladolid, así como Canelos, Zamora y otros pueblos coloniales. En aquellas incursiones se llevaron a muchas mujeres blancas, por lo que todavía en nuestros días se puede distinguir rasgos de mezcla blanca en los rostros de algunos Jívaros.

Actualmente, los pueblos Shuar se localizan en el Perú en el área de los ríos Tigre, Morona y Pastaza, frontera con el Ecuador.


APELLIDOS  SHUAR
Achuar, Shacay, Shuar, Quenamá, Cofán, Kichwa, Ankuash, Shuar, Puanchir
 Viteri,Kichwa, Naikiai, Shuar, Grefa, Kichwa, Tapuy, Kichwa, Antún, Shuar, Secoya, Waorani, Zápara, Andoa , Shiwiar, Epera, Tsáchila, Chachi, Awá, Wajai, Wachapa.

POEMAS AL GUERRERO SHUAR (TZAMARENDA NAYCHAPI ESTALIN)

Permiso, gran guerrero, me dijo el viejo tiempo, donde el dolor no existe para un guerrero, quien diría sin saber que la lluvia no cae sobre todos, cuando se derrama sobre niños mujeres y hombres.
Las flores sonríen al viento por las suaves caricias, al sol por su amor brillante y a la lluvia por darle la vida, mientras el guerrero camina sobre la tierra firme empuñando un valor y coraje, con el único hogar donde cada día se come el sueño de la libertad y combate inspirado en la vida de las futuras generaciones.
Ayer un niño con ilusiones de jugar con sus hermanos, papá y mamá, hoy un hombre con una sonrisa de miel, recorriendo y combatiendo las traiciones de los magos de la democracia que se ha transformado en una desgracia para el pueblo.
Un trueno cae sacudiendo la tierra, así llega el héroe a la tierra, sin esperar el mundo tierno recibe a su hijo con admiración; desde ese día hay cambios de vida, pero también llega la persecución en medio de la deshumanización.

Muere una flor después de dejar un adorno hermoso, después de dejar un aroma inolvidable, dejando eternos momentos de colores hermosos... Allí justamente se despide un guerrero después de su última batalla, donde no solo gana esperanzas para sus pueblos... más gana una libertad de ser y decir lo que somos, mientras la patria llora y las banderas flamean en honores... lágrimas de tormenta parece más grande que los océanos, vacila una nueva embarcación frente las historias...

Un viejo tiempo se repite y ya no importa, lo mataron por ser rebelde, es un héroe, dejémosle flores y recordemos que así es el desarrollo. Si tú fueras yo dirías que las democracias son desgracias de muchas maneras, en donde tienes que ser un obediente recluta para la guerra.
¡No me confundas hermano! yo no soy un soldado, ¡yo soy un guerrero! Yo no defiendo una trinchera yo defiendo a mis hijos y la razón de mi pueblo.
Sin perdón, soy un guerrero, así llegue y así regreso... No tengas piedad de mí. Las flores alguna vez regresaran a dar ternura al amor, los guerreros retornaremos para inspirar a seguir luchando sin miedo hasta el final.

El morir es el comienzo de una nueva vida, es mejor morir luchando de pie defendiendo un principio, que morir esclavo de una filosofía, por eso el problema es que ¡no hay problema!
No me importa el dinero de las petroleras, ni del oro, ni de las madereras, no me importa si me dicen que soy pobre, mi riqueza no se mira, no es materia ni es mentira; mi riqueza es la vida por la vida y la forma natural de ver crecer y vivir. Donde no hay patrón, donde no hay complicaciones ni reloj que te ordene.
No podemos rendirnos, no podemos perder, no podemos dejar la última batalla porque mañana es la victoria. Yo soy un salvaje inteligente con una civilización indomable, sin leer, sin escribir entiendo que la inteligencia creada por el hombre tiene un límite y es débil como las maquinas que pasan de moda.
Pero mi lanza, mis plumas y las semillas que me adornan jamás pasaran de moda. Dios nos dejó aquí en la Amazonia con una ciencia y un poder para vivir y dejar vivir a la humanidad a todos en libertad
Hoy perdí a la mujer que tanto soñé, se murió mientras batallaba por nuestros principios, ella se fue y me dejó sus dulces besos, recuerdo cada mirada y sonrisa de mis hijos... sonrío y lloro amargamente frente a mí mismo y me consuelo limpiándome las lágrimas, camino en mi pensamiento y llego a la realidad de la lucha por la vida y me detengo para iniciar un nuevo día... todo por la vida, todo por la selva.
Para todos los guerreros y guerreras que defienden la selva Amazónica.
La selva no necesita héroes porque aquí hay guerreros por naturaleza.

Tzamarenda Naychapi Estalin

WAIMIAKU AÉÉNTS

tzamazon@yahoo.es       tukeeiinunkee@yahoo.es



No hay comentarios:

Publicar un comentario