sábado, 5 de enero de 2013

BATALLA DE CAMERONE

BlogsPeru.com Hoteles




Se destina a los dos batallones de la Legión extranjera que desembarcaron en el puerto Vera Cruz el 28 de marzo 1863 a la seguridad de la carretera hacia Puebla, vital para el suministro del cuerpo expedicionario  francés que  asedia la ciudad de Puebla pues los convoyes de aprovisionamiento son regularmente hostigados por las fuerzas juaristas locales. 
           
INFORMES DE LA CAMPAÑA  DE MEXICO
El 29 de abril, el coronel Jeanningros es informado que un importante convoy se prepara a ir para Puebla con la artillería  necesaria para culminar el sitio de la ciudad. En un principio la misión del Regimiento debía ser el asalto final a la ciudad de Puebla, pero a disgusto de Jeannigros se le encomendó la misión de escolta y protección de las caravanas francesas que transitaban el tramo entre La Soledad y Chiquihuite. El Regimiento fue trasladado en tren hasta Chiquihuite, allí sienta su base. Durante el mes de abril los efectivos del 1º Batallón se ven disminuidos por las esporádicas refriegas y la fiebre amarilla (vomito negro) que ataca a sus componentes.
Informado de una probable emboscada, el coronel Jeanningros decide enviar a una compañía al encuentro del convoy. La misión cae en  la 3eme compañía de servicio, pero su marco es desolador el Capitán Cazes (su jefe) y el resto de los oficiales están indispuestos por la fiebre amarilla.  El capitán Danjou y otros dos oficiales se ofrecen  inmediatamente voluntarios para suplirlos.

CAMERONE: LOS PROTAGONISTAS

CAPITAN JEAN DANJOU
El capitán Jean Danjou es el segundo jefe del batallón. A los 35 años, este veterano de las campañas de Crimea e Italia es portador  de la Legión de honor, recibida en la campaña de Crimea. Perdió su mano derecha en Argelia, tras la explosión de su fusil en una expedición topográfica. Se sirve de una mano de madera como una verdadera.

SUBTENIENTE MAUDET                     
Salido de las filas, el subteniente Clemente Maudet  es oficial desde hace tres meses. Su compromiso con la Legión sigue desde los días revolucionarios de 1848. Con 34 años, es el oficial más condecorado del batallón y en consecuencia su abanderado. Ganó en particular, la Condecoración militar en Crimea.

SUBTENIENTE VILAIN
El subteniente Jean Vilain se comprometió con la Legión a los 18 años. Oficial desde hace solamente 4 meses, es portador, a los 27 años, de la Legión de honor, ganada en  Magenta. Es provisionalmente el pagador del batallón.
La calidad del marco y la tropa es igualmente excelente. Se hace al cabo Maine Caballero de la Legión de Honor por haber plantado la bandera de su regimiento de zouavos (luego paso  a la Legión) sobre el reducto de Malakoff que cerraba la entrada de Sebastopol, en Crimea. El cabo Berg era teniente en los zouavos antes de dimitir por problemas de deudas e incorporarse discretamente a la Legión.
La tropa participó en numerosas campañas y se han condecorado a varios de sus hombres.
La 3eme. Compañía solo cuenta con 62 hombres de un personal  de cerca de ciento diez. Se equipa a los todos los hombres del fusil a pistón modelo 1857, de calibre 17mm equipado de una bayoneta.

CORONEL FRANCISCO DE PAULA MILÁN

El gobernador civil y militar del Estado de Vera Cruz es el coronel Francisco de Paula Milán, tiene 37  años. Recibe por misión  atacar y destruir el convoy francés. Dispone para eso de tres batallones de infantería de cerca de 400 hombres cada uno. Su caballería es fuerte con 500 regulares reforzados por 300 irregulares.

La composición y numero de estas tropas varia depende de los autores. Según mi asesor y mas que un amigo Carlos Pizano (marino y medico mexicano y un gran amante de la legión) las tropas regulares estarían compuestas por las guardias nacionales de Jalapa, Córdoba y Orizaba mientras que  las irregulares estarían compuestas por los lanceros o chinacos de Cotaxla

LA BATALLA
Los órdenes del capitán Danjou son marchar hasta Palo Verde (35 km). Una vez asumido el mando de la 3eme. Compañía, el Sargento-Mayor Tonel le presenta la situación y le informa que disponía de 2 oficiales, 5 suboficiales, 6 cabos, y 51 legionarios. Danjou ordena la puesta en marcha de la compañía a la 01:00 de la mañana del 30 de abril de 1863..
La Compañía marcha en hilera por el llamado Camino Real en dirección al puesto de control del Capitán Saussier en Paso del Macho, soportando una fina lluvia toda la noche. Una vez alcanzada la posición de Saussier, este le ofrece soldados de refuerzo pero Danjou se niega. Sobre las 06:00 de la mañana la 3eme. Compañía llega al poblado de Camerone (Camaron). Constaba de 10 casas medio destruidas y a unos 300 metros del poblado se encontraba una hacienda conocida como la Trinidad.

Una vez inspeccionada la hacienda la compañía continua la marcha. Se divide en dos secciones, una con Danjou a la cabeza continua por el camino en dirección a Palo Verde, la otra inspecciona un bosque cercano. Una vez inspeccionado el bosquecillo, Danjou decide hacer un pequeño alto en el antes de proseguir. No les dio tiempo a descargar las mulas ni terminar el café que los soldados estaban preparando. Unos legionarios dieron la voz de alarma. Veían unas nubes de polvo a lo lejos, no veían al enemigo, pero Danjou ordeno inmediatamente ¨ a las armas ¨. La compañía después de marchar a través del bosquecillo decide volver a Camerone. Casi cuando estaban a 300 metros del poblado, reciben un disparo desde una ventana, se inspecciona las casas pero no encuentran al tirador, posiblemente se pretendía tantear a los legionarios.

Danjou decide regresar a Chiquihuite, forma dos secciones con su compañía, la primera iría a la cabeza inspeccionando la zona. No había avanzado más de 300 metros cuando la sección que va en punta se detiene. Tenían en frente a los Lanceros de Orizaba al mando del comandante Joaquín Jiménez. Danjou ordeno ¨a la carga ¨ y la caballería mexicana, sorprendida por la reacción de los Legionarios y evitando una descarga directa de fusilería decide parar momentáneamente el ataque para dividirse en dos secciones y atacar a los legionarios por dos flancos a la vez. Danjou, viendo la maniobra de Jiménez, decide formar dos cuadros defensivos con las dos secciones de ocho legionarios por cada lado. Dentro de los cuadros permanecerían las mulas con las municiones y víveres. Todos mantienen la posición mientras la carga mexicana se produce blandiendo sus sables al ritmo de grandes alaridos de carga. Todos rozan con sus dedos sudorosos el gatillo de sus fusiles de carga minié, esperan la serena orden de Danjou que se produce cuando los mexicanos están a menos de 60 metros. Después de un fuerte y unísono estruendo la carga mexicana es detenida, inmediatamente y de una manera rítmica los legionarios vuelven a cargar sus fusiles, pero sus mulas que se encontraban en el centro del cuadro salen espantadas saltando por encima de los soldados. La pérdida del las provisiones agua y munición serán factor determinante en el desarrollo de la batalla, ahora los soldados solo llevan los setenta cartuchos que llevan encima cada uno como dotación.
PRIMER  CARGA
Detenida la carga de Jiménez, Danjou ordena sin perder la formación de cuadro desplazarse a paso ligero hacia Camarone. Su objetivo la Hacienda de la Trinidad donde pueden hacerse fuertes y preparar una buena defensa. No consiguen llegar a la Hacienda sin tener que repeler otro ataque de la caballería la cual esta vez si produce las primeras bajas a los legionarios. Eran las 09:00 horas del 30 de abril de 1863, en este momento la Hacienda de la Trinidad, Camarone, y la Legión Etangere escribirían una página memorable de la historia militar.

Dentro de la hacienda los legionarios preparan sus posiciones defensivas. El Capitán Danjou imparte órdenes de un lado a otro sin importarle el fuego esporádico que es provocado por algunos mexicanos que se han conseguido introducir en una de las casas de la Hacienda. Momentos más tarde ven acercarse un jinete portando una sábana blanca, los mexicanos envían a un parlamentario de origen francés, el teniente Ramón LaYnE.  A diez metros de uno de los muros de la Hacienda se para y dice en un perfecto francés: ¨ somos más de dos mil y ustedes no más de setenta, ríndanse ¨ Al cual el Capitán Danjou por medio del sargento Morzyrcki le contesta ¨ ni hablar de rendirse, tenemos cartuchos ¨Luego, levantando la mano, jura defenderse hasta la muerte, los demás prestan el mismo juramento.El mexicano con cara de asombro se retira, minutos más tarde la caballería mexicana realiza una carga sobre la Hacienda, pero los legionarios tras varias descargas de fusil consiguen hacer que se retiren. Mientras volvían a organizar las posiciones defensivas, Danjou iba de puesto en puesto dando ánimos e impartiendo órdenes, hacia el mediodía en uno de esos trayectos cruzando el patio de la Hacienda Danjou recibe un certero disparo en el pecho que acaba con su vida Inmediatamente el mando es asumido por Jean Vilain de 27 años, el cual era más antiguo que el  Teniente Maudet compañero de Danjou a la hora de presentarse voluntario en la misión de la 3eme Compañía.

EL JURAMENTO  
El Coronel Francisco de Paula Milán al mando de las tropas mexicanas y tras observar los ataques de caballería contra la posición defensiva que mantienen los legionarios en la Hacienda de la Trinidad, comprende que es imposible tomar la Hacienda solo con cargas de caballería, por lo cual decide una nueva carga apoyados por infantería. También como buen militar comprende que es imposible que 60 hombres aguanten dicho ataque y decide enviar nuevamente un emisario. Este se acerca de nuevo a la Hacienda y les comunica que si se rinden el Coronel Milán promete que salvaran sus vidas, a lo cual los legionarios contestan por medio del sargento Morzyrcki con un ¨ váyase a la mierda, usted, sus mexicanos y su coronel ¨ El sargento dicho esto busco la mirada de su teniente Vilain, el cual asintió con un gesto las palabras del sargento. No había marcha atrás, todos sabían cual iba a ser su destino y el 3eme. Compañía como un solo hombre lo asumió hasta el final.
Alrededor de las 12:30 los legionarios escucharon un toque de corneta, no habría cuartel para los franceses. Los mexicanos reforzados por distintos batallones de Veracruz, Córdoba y Jalapa más tropas irregulares y los grupos de Osorio, Escobar Canseco y Jiménez, habían iniciado el ataque por todos los flancos.12 horas habían pasado desde su salida de Chiquihuite, 6 horas de combates sin agua, soportando un calor asfixiante y ahora esa visión de miles de hombres acercándose a la carga hasta su posición. El orden de fuego y la cadencia de las descargas logran repeler el ataque nuevamente.
El Coronel Milán no comprende la escena, 60 legionarios habían repelido el ataque de 2000, ordena un nuevo ataque. Las tropas mexicanas logran acercarse cada vez más, pero es repelido de nuevo. Los muertos se amontonan tanto dentro como fuera de la Hacienda y el Teniente Vilain es alcanzado, tomando el mando el subteniente Maudet. Se fijan las posiciones y se intercambia fuego de fusilería desde cierta distancia. Es solo cuestión de tiempo. Los Legionarios tienen los cartuchos contados, pero el Coronel Milán no quiere que el combate termine de esa manera, solo quiere que los Legionarios se rindan. Las cargas continúan de forma esporádica, Maudet reconociendo claramente la situación decide que cada puesto de defensa se las debe de arreglar como pueda. Las bajas se van multiplicando en ambos bandos. A las 17:00 los mexicanos incendian los techos de la Hacienda. Al final los hombres del Batallón Córdoba consiguen entrar en el recinto.

Solo Maudet junto con 16 Legionarios y algunos heridos mantiene una leve resistencia, sus compañeros o han muerto o ya han sido capturados. Poco a poco van siendo tomadas las posiciones defensivas de los legionarios y Maudet junto a seis hombres más van quedando arrinconados en una de las dependencias de la Hacienda. Entre ellos se encontraba Morzyrcki, el sargento que en dos ocasiones había contestado al emisario mexicano. Tras otra descarga Morzyrcki cae al suelo y Maudet comprendiendo que eso es el final ordena una carga a la bayoneta hacia el exterior de la dependencia con el están los cabos Maine y Berg y los soldados Constantin, Leonard y Wensel. Inmediatamente otra descarga de las tropas mexicanas acaban con la vida de Maudet y dos legionarios más. ¨ Eran las 18:00. Los sobrevivientes, los cabos Maine y Berg y el raso Wensel –un polaco– retrocedieron hasta ponerse hombro a hombro frente a una de las paredes de la hacienda, presentando sus bayonetas como única defensa.
LA CARGA DE MAUDET
Ante este espectáculo los soldados mexicanos titubearon si acabarlos o perdonarles la vida. Sus dudas fueron resueltas con la aparición de un oficial mexicano, el coronel Angel Lucio Cambas, quien también era de origen galo. Luego de apaciguar a sus hombres, se dirigió a sus adversarios en perfecto francés con las siguientes palabras: “Ahora sí supongo que se rendirán”.

El cabo Maine comprendió que si bien aquel hombre tenía el porte de un francés y hablaba perfectamente la lengua francesa, era tan mexicano como Juárez y por tanto un enemigo, que, por razones estrictamente humanitarias, deseaba salvar sus vidas. Observando a sus dos camaradas, respondió: “Nos rendimos, pero si nos permiten permanecer con nuestras armas y atender a nuestros heridos”. El coronel Cambas respondió con un saludo militar, y alzando su sable en señal de respeto expresó: “A un hombre como usted se le concede lo que sea”. Cambas demostraría una actitud de caballerosidad y el comportamiento de un verdadero militar, con alto sentido del honor a un uniforme del ejército por el que peleó con valor. De inmediato mandó que los legionarios heridos fueran atendidos.

Al ser informado de la rendición, el coronel Milán exclamó: “¡Pero estos no son hombres, son demonios!”. Los mexicanos brindaron a sus adversarios las mayores consideraciones. Veintitrés legionarios fueron asistidos por la tropa y 16 de ellos sobrevivieron a sus heridas. Se hizo lo posible por salvar la vida del Subteniente Maudet y se le envió junto con un sargento, también gravemente herido, al hospital de Huatusco, distante a 80 kilómetros. Ante la precaria situación del hospital, Maudet finalmente fue llevado a casa de doña Juana Marredo de Gómez, distinguida dama mexicana conocida por sus obras de caridad. Pese a los esfuerzos brindados por doña Juana, el oficial francés fallecería, no sin antes escribir las siguientes palabras: “Yo dejé una madre en Francia, yo encontré otra en México”.

33 Legionarios han muerto y 31 hechos prisioneros. Casi todos están heridos , 19 de estos morirán en cautiverio. Los mexicanos más de 300 han sido muertos o heridos.

La 3eme había conseguido salvar el convoy que pretendía ataca Milán, llegando a destino. La ciudad de Puebla fue tomada con la ayuda de los cañones y municiones del convoy. El capitán Danjou había salvado el convoy además de causar graves pérdidas en las filas mejicanas.

Al dia siguiente a la batalla el coronel Jeannigros llego a la zona del combate al frente de una columna de rescate, los mejicanos ya habían partido dejando en una fosa común solo los cadáveres desnudos de los Legionarios caídos en combate, el coronel encontró también a Casimiro Lai, el tambor de la compañía, gravemente herido que fue dado por muerto y puesto en la fosa, Lai consiguió salir de la fosa y sobrevivir para informar los detalles de la batalla de Camerone.

Entre los restos del combate se pudo encontrar la mano de madera del capitán Danjou. Desde entonces esta pieza se ha venerado como una reliquia y símbolo de la Legión Etrangere, primero en la Maison Mere en Sidi Bel Abbes en Argelia sede del 1 Regimiento Extranjero. Hoy la mano reposa en la cripta del Museo de la Legión en Aubagne cerca de Marsella nueva sede del primer regimiento. Y es mostrada en público solo en fechas especiales como todos los 30 de abril en los que se conmemora esta batalla.


Fraternalmente
Luis Romero Yahuachi
blary33@gmail.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario