lunes, 27 de mayo de 2013

Batalla de Fredericksburg

BlogsPeru.com Hoteles


La Batalla de Gettysburg (1 de julio al 3 de julio de 1863) se desarrolló alrededor del pueblo de Gettysburg, Pensilvania, como parte de la campaña de Gettysburg, durante la Guerra Civil estadounidense. Ha sido la batalla que tuvo más bajas en los Estados Unidos y es frecuentemente considerada, en combinación con el sitio de Vicksburg, como el punto de inflexión de la Guerra Civil Estadounidense (1861-1865), marcando el inicio de la ofensiva de la Unión.
Fue una gran victoria para el Ejército federal (Ejército de la Unión) y un hecho desastroso para la Confederación. El ejército de la Unión estaba comandado por el mayor general George G. Meade y los confederados por el destacado estratega, general Robert E. Lee.


En junio de 1863, Robert E. Lee atacó al ejército federal del Potomac, invadiendo Pensilvania y destruyendo las comunicaciones entre este lugar y el grueso del ejército, que se encontraba asediando la ciudad de Vicksburg. Abraham Lincoln mandó entonces a su mayor general Joseph Hooker a movilizarse con su ejército, pero fue relevado en la víspera de la batalla por el también mayor general George G. Meade.

Durante los dos primeros días hubo más bajas en el lado de la Unión, aunque esto no debilitó del todo a sus tropas, ya que se podían permitir perder más hombres que los confederados, al ser éstos menos en número. Este hecho se repitió muchas veces en la Guerra Civil Americana, lo que llevó a que el teniente general Ulysses S. Grant fuese llamado el carnicero, ya que no le molestaba intercambiar bajas. El 3 de julio se produjo un gran duelo de artillería entre los 230 cañones, de un lado y otro. Los confederados, entonces, lanzaron un enorme ataque con 14.000 soldados contra sus enemigos, al mando del mayor general George Pickett. Los unionistas quedaron sorprendidos ante tal avance y se defendieron con sucesivos ataques de artillería. En las primeras descargas ya destrozaron a las filas confederadas. Los confederados siguieron avanzando a pesar del cañoneo y las descargas de fusil de los unionistas, lo que produjo numerosas bajas. Al final tan solo 150 hombres lograron llegar a las líneas enemigas. Cerca de 7.000 hombres del Sur dejaron la vida en este último día de batalla, porque esta gran victoria unionista dejó desconsolado y exhausto a Lee, que vio su aureola de invencibilidad seriamente dañada.

El plan de campaña elaborado por Burnside constaba de dos fases. En una primera, Burnside confiaba en engañar a Lee mediante un movimiento secundario hacia la principal concentración de fuerzas confederadas en Warrenton, inmovilizándolas allí. La segunda fase del plan, contemplaba que el grueso de las fuerzas avanzara a marchas forzadas hacia el sudeste, cruzando el Rio Rappahanock en dirección a la ciudad de Fredericksburg, capturándola, para dirigirse rápidamente al sur siguiendo el ferrocarril, antes de que los confederados pudieran reaccionar en defensa de su capital. Aunque el plan suscitó dudas en Lincoln, este finalmente lo aprobó, aunque encareció a Burnside para que lo ejecutara con la mayor rapidez posible.

El Mayor Jevish y los de Alabama en Gettysburg

El ejército del Potomac, con unos 120.000 hombres comenzó a agruparse para cruzar el Rappahanock entre el 15 y el 17 de Noviembre, pero debido a una serie de errores burocráticos, los pontones no habían llegado a tiempo, lo que inmovilizó a las tropas federales en la orilla este del rio.

Aunque las tropas confederadas que había en Fredericksburg no pasaban de un batallón, Burnside se negó a intentar vadear el rio por miedo a que el caudal creciera aislando a las tropas que lo cruzaran. En vez de eso, Burnside decidió esperar a los puentes, lo que dio tiempo a que los confederados enviaran rápidamente refuerzos masivos a Fredericksburg. Los pontones no llegaron hasta finales de mes, momento en el que los confederados habían concentrado solo parte del ejército de Virginia en Fredericksburg. Pese a ello, Burnside se negó nuevamente a atacar hasta que se completaran los puentes, cosa que no ocurrió hasta el 12 de Diciembre.

La batalla comenzó el día 13. Nuevamente, al igual que McLellan en Antietam, Burnside cometió el error de dispersar sus tropas por toda la línea, sin concentrarlas en ningún punto. Eso impidió que en el flanco izquierdo federal, las tropas del general Franklin explotaran un punto débil que encontraron en la línea confederada, y el avance inicial fue detenido por los contraataques confederados. En el flanco derecho, las tropas federales se enfrentaban a una formidable posición defensiva elevada, formada por un canal y una pared de piedra, denominada Marye´s Heights, desde donde los defensores podían batir a los atacantes a placer. Ciertamente era el punto menos adecuado para intentar una ruptura del frente confederado. Pese a ello, Burnside lanzó una tras otras a las divisiones de los cuerpos de los generales Hooker y Summer en sucesivos asaltos frontales contra dicha posición, siendo rechazados todos ellos con grandes bajas para los federales.

Al anochecer el combate cesó, y aunque Burnside pensó en mandar otra carga contra Marye´s Heights al día siguiente, finalmente convino en que no era posible tomarla al asalto, y ordenó la retirada al otro lado del rio. Fredericksburg le costó a la Unión unas 12.500 bajas por 5.000 confederadas, siendo uno de los mayores desastres sufridos por el ejército federal en la guerra.

Ataque al flanco izquierdo de la Unión.
Joshua Lawrence Chamberlain (September 8, 1828 – February 24, 1914)

Como las divisiones de Longstreet detuvieron al III Cuerpo de la Unión, Meade tuvo que enviar refuerzos incluyendo la totalidad del V Cuerpo, la División de Caldwell del II Cuerpo, varios del XI Cuerpo y una pequeña porción del VI Cuerpo. Una encarnizada lucha le permitió tomar Devil's Den, la Wheatfield, Little Round Top y la Peach Orchard. El III Cuerpo fue prácticamente destruido por la artillería. El mayor general Daniel Sickles sufrió la amputación de una pierna a causa de un cañonazo. La División de Caldwell fue aniquilada en Wheatfield. La División del confederado Anderson inició el ataque alrededor de las 18:00, localizándose en la cresta de Cemetery Ridge, pero no pudo sostener la posición debido a un gran contraataque por parte del II Cuerpo.



Entre tanto el coronel Strong Vicent del V Cuerpo de ejército de la Unión estuvo resistiendo con una pequeña brigada, en una importante colina: Little Round Top. Debió resistir los repetidos ataques de los confederados con su relativamente pequeño regimiento. El brigadier general Kemble Warren, consciente de la importancia de aquella posición, envió a la Brigada de Vincent, la batería de artillería de Hazlett y al Regimiento 140 de Nueva York a ocupar Little Round Top lo más rápido posible antes de que las tropas de Hood llegaran. La defensa de Little Round Top con una carga de bayoneta del 20° Regimiento de infantería voluntaria del Maine, al mando del coronel Joshua L. Chamberlain, fue uno de los sucesos más recordados de la Guerra de Secesión.
La primera carga confederada no tardó en llegar, y los unionistas aguantaron. Chamberlain ordenó a parte de su regimiento que se formara en ángulo respecto a la línea principal para evitar ser flanqueados por los confederados. Durante otros noventa minutos el 20º de Maine aguantó dos cargas más. En lo que iba a ser la carga final, Chamberlain se encontraba con un reducido número de tropas, y lo que era peor, sin munición. Ordenó entonces a sus tropas en el flanco izquierdo que calaran las bayonetas y avanzaran. Dicho flanco había retrocedido, así que cuando logró avanzar y se alineó con el resto del regimiento Chamberlain generalizó la orden. Se inició entonces una desesperada carga de bayoneta por parte de los unionistas que pasaría a la historia, y que entonces salvaría a Little Round Top de caer en manos confederadas.
La batalla de Gettysburg había terminado, y con ella la invencibilidad de Lee y las esperanzas de supervivencia para la Confederación. Atrás quedaban, como doloroso recuerdo para ambos bandos de una misma nación, cerca de cien mil hombres que habían dado su vida en una absurda lucha fratricida, probablemente la peor de todas las guerras.


 Fraternalmente
Luis Romero Yahuachi

No hay comentarios:

Publicar un comentario